MiércolesRecomendación Del Día

4 series que marcaron mi infancia y adolescencia

0

Hablaba hace unas semanas de las cinco series que habían marcado mi camino seriéfilo cuando empezaba a interesarme de verdad por el mundo de la ficción. Series que llegaron a mí, la mayoría, de manera inesperada y por casualidad, y que se quedaron para mostrarme lo que iba a gustarme mucho en los próximos años. La fantasía, siempre rondando el asunto de la mitología y de la historia, los misterios sin resolver, los personajes algo complicados… Y de ahí al cielo. Pero antes…

Antes de todo eso, pasé mi infancia también viendo muchas series. Y jugando en el patio de recreo a Digimon (con una Poké Ball, en plan crossover) y llamando a mi gran amiga de la infancia cada tarde después de terminar un capítulo de ‘Rebelde Way’, para comentarlo y gritar un poco, porque ya entonces gritaba bastante por las historias de ficción. Creo que podría verlas hoy en día, todas sin excepción. De hecho, una la estoy viendo; de hecho, otra está a punto de volver.

Así que en estas líneas repaso las series de mi infancia, y las recomiendo para cualquiera que, como yo misma, se deja llevar siempre que puede por la nostalgia.

‘Buffy, cazavampiros’ (1997 – 2003)

Por supuesto que es la serie que estoy volviendo a ver. ‘Buffy, cazavampiros’, con sus cosas, no ha envejecido mal, aunque es cierto que los primeros capítulos pueden chirriar un poco. Pero regreso a ella y encuentro lo mismo que encontré en su día que es, básicamente, un mundo en el que me gustaría vivir como cazavampiros de mi generación. Ilusiones tontas de cuando era una cría, que sigo manteniendo porque es como me gusta afrontar las historias de ficción.

Me gusta volver a Buffy, ver su evolución, ver cómo empezó todo y entender que nos enganchó desde el principio por ese aspecto que siempre suele enganchar: la vida en los institutos. La suya es una vida diferente porque caza vampiros, y porque en seguida conoce a Giles, que es un profesor algo misterioso, pero agradable y lleno de conocimiento. Este tándem me encanta. Me encanta también ver a Willow, recordar el personaje en el que se convirtió y llorar un poco porque por entonces no se estilaba que las lesbianas fueran felices y comieran perdices. Y todavía no he visto a Spike, pero, vamos… Que me encanta también.

‘Buffy, cazavampiros’ es, quizá, la serie que más me marcó en toda mi infancia / adolescencia.


Buffy Cazavampiros

‘Rebelde Way’ (2002 – 2003)

Este grupo de argentinos rebeldes, con las hormonas por las nubes, un tanto confundidos y muy, muy, muy pasionales me tuvo enganchada cada tarde desde el primer capítulo y hasta el último. Era un drama en estado puro, con sus gritos, sus lágrimas, sus amoríos, sus amistades incondicionales y sus conflictos familiares. Además tenía una banda sonora que, a día de hoy, todavía puedo cantar de memoria. Poco después de terminar, estrenaron una película aún más dramática que seguro que todavía me hace llorar.

‘Rebelde Way’ fue la primera serie de adolescentes en instituto que me enganchó. Antes que ‘Compañeros’ (porque, no sé por qué, la vi antes que ‘Compañeros’) y mucho más que ‘Al salir de clase’, que no terminó de ser para mí. Todo adolescente que se precie necesita una serie de adolescentes en la que descargar sus emociones y en la que sentirse identificado con el protagonista que tanto sufre, y esta era la mía. Sé, de verdad lo digo, que podría verla hoy sin sufrir. Que me gustaría, que hasta me engancharía y que la disfrutaría. Quizá de otra manera, pero la disfrutaría. Así que no me tiembla la voz a la hora de recomendarla para todos aquellos que nunca la han visto y que sean, como yo, aficionados a los institutos. Y es mejor que ‘Rebelde’, por cierto.


Rebelde Way

‘Digimon Adventure’ (1999 – 2000)

Pues sí, jugaba en el patio de mi colegio a Digimon. Siempre lo decíamos así: ¿jugamos a Digimon? Que significaba utilizar nuestras Poké Ball (ojalá fuera broma) para hacer aparecer a nuestros Digimon y enfrentarnos a inumerables peligros entre porterías y canastas. Yo jugaba a Digimon porque, como era una chica, no me dejaban jugar al fútbol, pero en esta serie además creo que encontré el primer personaje femenino que me gustó; es decir, Sora. Y también con esta serie tengo el primer recuerdo claro ante un televisor: un capítulo en el que se encontraban en las piramides de Egipto.

‘Digimon’ me marcó porque, con toda la imaginación que tenía entonces, me gustaba pensar que existían otros mundos llenos de magia y criaturas, o que esa magia y esas criaturas podían estar en el nuestro, y esta es una de las series que me dio esta posibilidad. La verdad es que esto no se me ha pasado del todo.


Digimon

‘Los hombres de Paco’ (2005 – 2010)

‘Los hombres de Paco’ llegó más tarde, y me atrapó del todo, como le sucedió a millones de espectadores. Es una de las series más importantes del siglo. Era algo así como cultura popular: tú podías hablar de Paco, o de Lucas, o de Povedilla (el mejor), y la persona que tenías al lado seguramente te respondería con otra referencia, porque eran conocidos y eran queridos casi como si pertenecieran a cada una de las familias españolas. ‘Los hombres de Paco’, con su humor absurdo y su emoción lacrimogena, se coló en los hogares españoles con fuerza. Y va a volver.

Por eso, llevamos unos días, en la redacción, manteniendo conversaciones agitadas sobre esta ficción, porque va a volver y estamos recordando. Y yo tengo que decir que del carro de Lucas y Sarita no me va a bajar nadie, nunca, incluso aunque ahora pueda reconocer y señalar comportamientos tóxicos, situaciones reprochables y personalidades que no ayudan a que los adolescentes apuesten por el amor sano. Soy consciente, pero se puede querer en la distancia y yo lo sigo haciendo. Lucas y Sarita me dieron la primera relación en una pantalla de televisión con la que lloré. Iba por ahí escribiendo “parece que va a llover” y todo lo demás.

Pero no era lo único que hacía. Tenía todos los discos de Pignoise y me sentaba por las noches en el sofá, en las noches de los Pacos, con ilusión y dispuesta a pasármelo bien. ‘Los hombres de Paco’ era una serie divertida, emocionante y muy familiar, y yo la disfrutaba como la que más cuando empecé a dejar atrás la infancia para asomarme a la complicada adolescencia. Y si tuviera que verla hoy en día… También lo haría con otra mirada, pero sé que tendría la misma fuerza. Tal vez porque las historias, las series, de la infancia nunca se terminan de ir.


Los hombres de Paco
Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Els Amics de les Arts presentan su esperado disco ‘El senyal que esperaves’ el próximo 18 de septiembre

Previous article

María Becerra lanza su esperado ‘High remix’, junto a Tini y Lola Indigo

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up