Un universo por descubrir y ser llevado al máximo nivel. Alba Reche ha conseguido que durante algo más de una hora y cuarto los asistentes al concierto que realizó en la Sala Bikini se olvidasen de todo lo exterior, se emocionaran con ella pero sobre todo, que conocieran más a la persona que hay detrás de la artista.



Alba lo tiene todo para triunfar y solo hay que verla encima de un escenario para darse cuenta que tiene una trayectoria por delante de esas que harán historia. Su disco rompe con la tónica habitual de los discos debut y su estilo ya está claramente definido. Y eso queda plasmado en el directo, en el que la cantante ya demuestra que es un animal encima del escenario y transmite esa energía en todo momento.

El carisma está presente siempre y en el escenario logra transportarte a su mundo, un mundo en el que el tiempo se detiene y solo existe su voz. Una voz de las que no se recuerdan en mucho tiempo, desgarrada y suave, de esas que solo con escucharla te destroza por dentro y hace que estés emocionado en todo momento.

El mundo a sus pies

Alba Reche salía al escenario y en el momento en el que sonaban los primeros acordes de “Eco” el público ya estaba animado y formando parte de un todo.  El tiempo se paraba y Alba conseguía que la Sala Bikini de Barcelona se convirtiera en una fiesta en la que la música estaba en un primer plano.

Con la segunda canción, “Innana” ya demostraba un dominio sobre el escenario y tranquilidad que sorprendían. La seguridad que mostraba hacía que los asistentes se unieran al micromundo creado en el escenario, cantando con ella la canción. Acto seguido cantó una de las canciones que se ha convertido en un himno en todos los sentidos: “Hestia”, con una melodía y letra de esas que te atrapa y te arropa, de las que no importa que la hayas escuchado una sola vez que se te queda grabada dentro y es como si la hubieses escuchado toda la vida.

Uno de los momentos de la noche fue cuando Miki Nuñez salió al escenario y cantó con Alba uno de los temas más bonitos de su disco Amuza, “Escriurem”. Ese instante fue muy emotivo, haciendo que los presentes se emocionasen con ellos, siendo uno de los temas del concierto. Tanto es así,  que se confirmó que ambas voces casaban a la perfección.

A todo ello no fue el único momento  para el recuerdo del concierto. La de Elche cantó junto a Marina Reche una preciosa canción de “She used to be mine”, actuación que sorprendió a los allí presentes. La primera mitad del espectáculo llegaba a su final pero Alba no era la que estaba en el escenario, era Marina, que cantó una versión de “Jealous”.

Recta final de infarto

Después de un pequeño receso que no duró ni un minuto, Alba volvía al escenario para cantar junto a Ismael un bonito homenaje a Paquita la del Barrio. La ilicitana cantó con una bonita versión de “Rata de dos patas” animando al público a cantarla con ella. Sin embargo, fue con la siguiente canción, “La Llorona” canción con la que lograba llegar a uno de los niveles de complicidad más altos durante todo el concierto. La que fuera una de las mejores versiones del conocido concurso fue la confirmación que Alba Reche es magia.

Alba Reche disfrutaba viendo como los asistentes a su concierto estaba inmersos en el universo que había creado. Y eso se notaba en el escenario, con una soltura envidiable que solo artistas con una trayectoria consolidad logran tener.  Se confirmaba cundo cantó “Caronte”, “Niña”, “Asteria” y “Medusa”, donde confirmaba tener una versatilidad con giros casi imposibles que invadían y conquistaban a cada una de las personas que habían conseguido agotar las entradas del concierto de Barcelona.

El concierto llegaba a su final, pero Alba había preparado un final a la altura de un espectáculo para recordar. La cantante regresaba al escenario mientras el público cantaba “Boig per tu”, siendo uno de los momentos más bonitos de la noche, viendo como el cariño, respeto y admiración era mutuo. Primero era con “Quimera”, una canción de esas que te arropa y que mejor define su estilo. Sin embargo, era con “Aura”, con el que mandaba un claro mensaje al mundo y en especial a los asistentes, que se congregaban en la conocida sala catalana.

Emoción en estado puro

Pocos artistas con su disco debut han logrado lo que ha logrado Alba Reche. Se nota que las letras son suyas, las vive y se emociona con ellas. No son canciones impostadas, se las cree y no hay duda de ello. Se trata de un disco atemporal, con una canción destinada a cada estado de ánimo posible. Es en ese aspecto en el que se muestra su versatilidad.

Alba Reche ha conseguido que la legión de seguidores que cosechó durante “Operación Triunfo” siga estando con ella y que ese grupo de seguidores siguiera incrementándose. El carisma de la ilicitana ha conseguido que la gente que fue al concierto se quedase con ganas de más y eso es debido sobre todo a su cercanía con el público. Tiene los pies puestos en el suelo y sabe que sin ellos su sueño no puede hacerse realidad.

La trayectoria de Alba acaba de arrancar, pero con su estilo particular, rasgada, dulce y potente voz y su carácter hace presagiar que se consolidará como una de las voces del año en la industria musical española. Poco a poco se ha hecho con su hueco y su seña de identidad cada vez está más determinada.  El directo es su punto fuerte y eso es un valor importante, sabe transmitir la idea y su espectáculo en el escenario hace que sus conciertos sean uno de los eventos de asistencia obligatoria.

Camino a los Oscar: curiosidades de ‘Mujercitas’, ‘1917’ y ‘Parásitos’

Previous article

Recapitulamos Enero

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Actualidad