Críticas (Series)DestacadosSeries

Capítulo 28 de ‘Estoy Vivo’: El público gana, pero la gran incógnita permanece

0

Seguimos de luto, pero parece que ya todos hemos aceptado que Laura, Susana y Bea no regresarán tal y como las conocíamos. En esta tercera temporada deEstoy Vivolas apariciones de Cristina Plazas, Anna Castillo y Lucía Caraballo se verán reducidas hasta la casi desaparición, limitándose a recuerdos y visiones. Ya en el primer episodio las vimos partir, para después regresar con nuevos trajes, pero había quien se resistía a creer lo que veía en la pantalla. Con la serie de Televisión Española nada es lo que parece y muchas veces los imposibles se cumplen, pero en esta ocasión todo indica que no hay nada que hacer. Ha comenzado una nueva era y tenemos que aceptarlo y continuar, como deben hacer los propios personajes. 

Pese al dolor que provocan las despedidas, incluso cuando hablamos de una ficción, el show debe continuar y vaya si lo está haciendo. El primer capítulo fue toda una revelación, uno de esos regresos impactantes que hacen que olvides el tiempo que has vivido sin la serie y que te enganches como la primera vez. Y en su segundo episodio no se ha bajado el ritmo. Los enigmas no dejan de surgir, como ya viene siendo una costumbre si hablamos de ‘Estoy Vivo’, y las teorías rondan nuestras mentes sin descanso. 

La vida sigue en Vallecas y Márquez (Javier Gutiérrez) y Iago (Alejo Sauras) tienen claro que van a dedicarla a encontrar a las mujeres de sus vidas, con nuevos trajes pero la misma alma. Un reto nada sencillo, en el que parece van a tener más de un obstáculo en forma de imprevisto, falsa pista o enemiga extraterrestre. Podría decir que la cosa se pone interesante, pero en realidad lo ha estado desde el principio. 

Cuidado. Si no has visto el segundo episodio y no quieres que los spoilers te lo arruinen, es el momento de que dejes de leer. A partir de aquí, serán libres como pajarillos. 

'Estoy vivo'

Una ventaja para el público

En medio de la gran locura que es este comienzo de temporada, en el que Márquez y Iago sólo están centrados en encontrar a las nuevas Laura, Susana y Bea, las incógnitas no dejan de surgir. Parece que el gran elemento desestabilizador de esta entrega va a ser el misterioso personaje interpretado por Laia Manzanares, cuya única motivación hasta el momento es cumplir unas supuestas órdenes las cuales desconocemos, como también ocurre con su procedencia. 

Pero, como he señalado, hasta ahora Márquez y Iago sólo se habían preocupado por encontrar a su familia, lo que es completamente lógico y entendible. Y como ocurre siempre que una persona es dominada por las ansias, que son más que ganas, nuestros protagonistas han estado demasiado ciegos. Se han conformado con la primera opción que ha aparecido ante ellos y han creído ver lo que en realidad quieren ver. 

Por eso, la serie nos ha concedido una ventaja a nosotros, los espectadores, compartiendo con todos la nueva identidad de Laura y Bea. Tal y como sospechaba la mayoría, la nueva comisaria (Aitana Sánchez-Gijón) y la joven que cuida al hijo de María (Irene Rojo) son en realidad estos dos personajes, pero luciendo un nuevo aspecto. Mientras Márquez y Iago están empeñados en que es la inspectora Alicia quien realmente esconde el alma de Susana, y que su madre y su hermana hacen lo propio con Laura y Bea, ellas dos tratan de volver a encajar en sus vidas, sin llamar demasiado la atención. 

'Estoy vivo'

La escena final de este episodio, en la que madre e hija, algo cambiadas, se descubren ante nosotros mientras repasan un álbum familiar, ha sido una de las más aplaudidas del capítulo, por lo esperado y lo emotivo. El verdadero comienzo de una nueva andadura. 

La gran incógnita

Pero mientras tanto, sigue quedándonos pendiente la que quizá sea la gran incógnita. ¿Dónde está Susana? ¿Cuál es su nuevo traje? Ahora que, después del malentendido provocado por las ansias de nuestros protagonistas, sabemos que Alicia no es quien porta su alma… ¿Dónde hay que mirar?

En el primer episodio algunos ya apuntamos que Adrián (Jan Cornet), el otro nuevo inspector de la Comisaría de Vallecas, es verdaderamente Susana. Una teoría algo alocada pero que encaja a la perfección con la serie y que además abriría una nueva línea verdaderamente interesante. Porque en cierto punto, Iago descubrirá dónde está el alma a la que ama y se topará con un cuerpo de hombre, diferente del que se despidió, pero albergando a la persona de la que está enamorado. Un dilema interesante que podría servir para explorar de manera natural la bisexualidad, que muchas veces queda fuera de la ficción. 

'Estoy vivo'

Por ahora, sólo es una teoría, pero va ganando adeptos. Las opciones son muy reducidas y ya han sido varias las escenas en las que hemos creído reconocer gestos y expresiones típicos de Susana en Adrián, además de una inexplicable preocupación por el bienestar de Márquez. Quizá sea demasiado evidente para nosotros, pero no lo es ni mucho menos para los protagonistas. Y está claro que en esta temporada jugamos con ventaja

Siguen las emociones, sigue la comedia

En este inicio explosivo de temporada, hemos sido atrapados por las emociones y las teorías. Pero no por ello la serie ha descuidado otros aspectos tan importantes como la trama. En este segundo capítulo, hemos vuelto a la acción propiamente dicha, con desactivación de bomba y riesgo de muerte incluidas. La trama policial, en este caso centrada en el rastro que va dejando el personaje interpretado por Laia Manzanares, ha vuelto a situarse como hilo conductor, generando de nuevo esa tensión con la que ya está familiarizado el espectador. 

'Estoy vivo'

Pero además, en su ya típica unión de géneros, la comedia también ha tenido un importante papel en los primeros compases de la tercera temporada de ‘Estoy vivo’. De hecho, hay quien hizo alguna referencia a ‘Vergüenza’ (serie de Movistar+ protagonizada también por Javier Gutiérrez) durante la noche del jueves. Y no es para menos. Situaciones bochornosas provocaron la risa y el apuro de todos, entre los que me incluyo, y volvieron a conectarnos con la vida cotidiana de Márquez y compañía. 

'Estoy vivo'

9.5

Lo Mejor
  • Regreso de la acción
  • Continúan las incógnitas
  • La comedia como bocanada de aire fresco
  • El personaje de Laia Manzanares gana fuerza
  • Los nuevos trajes de Laura y Bea
Lo Peor
  • La espera para el siguiente capítulo
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Crítica de ‘El crack cero’: cine negro sin fecha de caducidad

Previous article

Niall Horan arranca una nueva era más madura con ‘Nice To Meet Ya’

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up