MiércolesRecomendación Del Día

‘Dark’, el adictivo fenómeno alemán

0

Con la tercera temporada de ‘Dark‘ a punto de estrenarse, y las dos anteriores muy recientes en mí, pienso en el error que cometí dejando pasar esta serie tanto tiempo ante mis ojos sin darle una oportunidad. No puedo concretar bien por qué ha sido así, porque no lo sé. Siempre la dejaba para luego, para más tarde, para cuando por fin hubiese terminado ‘Downton Abbey’ (todavía no la he terminado), para cuando ese nuevo estreno me lo permitiese. Error. Si todavía no has visto ‘Dark’, empiézala hoy mismo.

Creada por Baran bo Odar y Jantje Friese, la ficción alemana comenzó a emitirse hace ya tres años. Fue a través de Netflix como llegó a ser el fenómeno que es hoy en día; un fenómeno quizá silencioso si lo comparamos con otros, como ‘Stranger Things’, pero apasionante y adictivo. ‘Dark’ llegó a los espectadores poco a poco, y gracias al boca a boca se ha quedado. Su tercera temporada estará disponible en la plataforma a partir del sábado 27 de junio, y será la última. O no.

¿De qué va ‘Dark’?

‘Dark’ nos sitúa en Winden, un ficticio pueblo alemán rodeado de bosques y misteriosas cuevas. Desde el principio, este escenario es de película; de película de terror, o al menos de película de misterio, de suspense, de cosas inexplicables que suceden de igual modo ante el desconcierto de los habitantes del lugar. Habitantes, por cierto, repletos de secretos que condicionan su existencia y también la existencia del otro; de su vecino, de su hijo, de su esposa. De todos. Todos, al final, forman parte de un todo que no sólo incluye el presente: también incluye el pasado, incluso el futuro.

La acción comienza con el suicidio de un hombre y la desaparición de un niño, dos hechos que no tienen conexión aparente. Suceden en momentos separados por el tiempo, pero lo desatan todo: la inquietud de los habitantes de Winden, su rabia, sus dudas y también sus presentimientos. Sobre todo a través de Jonas Kahnwald (Louis Hofmann) sufrimos la desesperación, la angustia y la incomprensión ante lo que está sucediendo.

Dark - Jonas Kahnwald

Supongo que una serie basada en un acto criminal en un pueblo de película habitado por personas llenas de secretos puede funcionar sin necesidad de nada más… Pero es que ‘Dark’ es mucho más. A medida que avanzan los capítulos, comprendemos que esta ficción, en realidad, nos está presentando un lugar que está condenado a vivir en un bucle temporal que abarca 33 años en el tiempo. Entonces, el presente, el pasado y el futuro comienzan a confundirse; los personajes comienzan a confundirse, y adquieren varios rostros. ¿Cuáles? Claro: el rostro del presente, el rostro del pasado y el rostro del futuro. Qué emocionante es entender, en un punto determinado del principio, que no sabemos si estamos viendo personajes diferentes o un mismo personaje en diferentes momentos de su vida.

Así que ‘Dark’ se convierte entonces en un adictivo fenómeno que obliga al espectador a exprimir su ingenio, tratando de averiguar quién es quién, qué clase de plan sigue Winden, en manos de quiénes se encuentran todos y por qué sucede lo que sucede.

Presente, pasado, futuro

‘Dark’ es una serie a la que hay que prestar atención. No puedes verla con el teléfono en la mano, lo siento. Tienes que estar atento si quieres comprender los acontecimientos que se van sucediendo, así como las identidades que se nos van revelando y todas las paradojas temporales que nos presentan. Aunque estamos perfectamente capacitados para comprender teóricamente cómo el futuro puede influir en el pasado, y aunque estas paradojas temporales están bien explicadas, en una ficción con tantos personajes y tantas historias sin resolver puede costar asumir verdaderamente lo que está sucediendo. Asumir que un personaje no podría ser quien es si quien es no lo hubiera visitado en el pasado. Se entiende, pero a veces cortocircuitamos, como suele decirse.

El presente, el pasado, incluso el futuro, forman aquí parte de un todo. Por una anomalía en Winden, “todo deja de estar donde pertenece”, y el tiempo pasa a ser poco menos que una ilusión. Reconocemos este tiempo lineal en el que basamos nuestra existencia real sobre todo a través de los escenarios, porque también poco a poco empezamos a ver difuminados sus límites. “Los agujeros espacio-temporales cambian la topología del espacio-tiempo”, nos dicen en la misma conversación antes citada, una de las más reveladoras de la ficción.

Lo que necesitas para ver ‘Dark’, en cualquier caso, es lo siguiente: estar atento y permanecer abierto a todos los escenarios que proponen. Las teorías que emplean para construir este espacio-tiempo en el que basan su historia pueden tener o no errores, no lo sé, pero funcionan en la ficción. En este marco ficticio, se sostienen. Y aunque en ciertos momentos sean más complejas de lo que un día perezoso puede aceptar, siempre merece la pena esforzarse.

Dark - El Extraño

¿Por qué recomiendo ‘Dark’?

Recomiendo ‘Dark’ porque es una ficción bien hecha, bien desarrollada, bien presentada. Todos los elementos funcionan en un engranaje perfecto, mucho más grande de lo que intuimos al principio. La recomiendo porque es una de las series que más me han entretenido y que más me han animado a esforzarme por descubrir, por saber, por entender, por atar cabos y unir pequeños detalles. La recomiendo, y esto lo pondría en luces de neón para que se vean desde el espacio, porque cuenta con uno de los mejores repartos de los últimos años. No solo porque están fantásticos, todos ellos, también por esos directores de casting que hicieron muy bien su trabajo. La recomiendo porque es tan misteriosa, espeluznante y retorcida que tuve que silenciarla en un momento dado porque la música de Ben Frost me estaba inquietando más de lo que podía creerme.

Recomiendo ‘Dark’ porque hay que dar una oportunidad a las ficciones originales, con personalidad y que parten de una buena historia. Este inesperado fenómeno alemán ha terminado siéndolo porque es adictivo y porque está muy bien hecho. Lo único que lamento es no haberlo descubierto antes.

Dark (2017)
Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘El Ministerio del Tiempo’ 4×08: un final redondo

Previous article

La Fundación Starlite rinde homenaje a las víctimas del COVID-19

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up