0

Han pasado más de 50 años, pero ‘El bueno, el feo y el malo’ sigue siendo considerada como una de las mejores películas de la historia. Una imprescindible también para aquellos que no se sientan especialmente atraídos por el Western. Uno de esos títulos que todos tenemos que visitar al menos una vez en la vida, para disfrutar de su acción, de su duelo final o de la maravillosa banda sonora del desaparecido Ennio Morricone. Y también de sus escenarios. Muchos de ellos, más cercanos a nosotros de lo que jamás hubiéramos imaginado. Quizá el más popular de todos, por su importancia en la película y por su estética, sea el Cementerio de Sad Hill. Ubicado en Burgos, entre los municipios de Contreras y Santo Domingo de Silos, es actualmente un lugar de peregrinaje para los cinéfilos de todo el mundo.

Este emblemático escenario fue recuperado hace unos años por la Asociación Cultural Sad Hill. Una asociación que surgió con el objetivo de reivindicar el valor turístico de los escenarios en los que se rodó ‘El bueno, el feo y el malo’, y a la que le debemos el estado actual del mítico cementerio. Con el paso de los años, el polvo y la hierba salvaje habían cubierto una importante parte del escenario, como el círculo central o las propias tumbas que caracterizaban el lugar. Así, durante años, la asociación, con ayuda de sus padrinos, desenterró el Cementerio y restauró las tumbas que quedaban en pie, además de añadir nuevas. Hasta conseguir reproducir el escenario con total exactitud, alcanzando la increíble cifra de 5.000 tumbas, que continúan luciendo el nombre de sus padrinos.


Sad Hill
Foto: Rosa Suria

Todo este proceso quedó recogido en ‘Desenterrando Sad Hill’, documental de Guillermo de Oliveira nominado a los Premios Goya. Un viaje por toda la labor de la asociación, pero también un bello homenaje al largometraje. Una muestra de su impacto y de la importancia del cine, de los lugares de peregrinaje y de las emociones.

Hablemos de Sad Hill


Sad Hill
Foto: Rosa Suria

Para los que aún no hayan disfrutado de ‘El bueno, el feo y el malo’, el Cementerio de Sad Hill es el lugar donde Rubio, Tuco y Sentencia se baten en un duelo final. Allí se rodó una de las escenas más míticas de la historia del cine. Pero, ¿cómo llegó Sergio Leone a enamorarse de Burgos? ¿Cómo acabó rodando su película insignia allí? Toda la culpa la tiene ‘El valle de las espadas’, de Javier Setó. La película se rodó unos años antes de que Leone rodara allí y fueron el propio Setó y su jefe de producción, Antonio Pérez Giner, quienes recomendaron al director estas localizaciones. Principalmente por su similitud con Arizona y Nuevo México.

Leone se enamoró de la zona en seguida y encontró en ella varias localizaciones para la cinta. Pero el Cementerio de Sad Hill no era tal cosa cuando el director llegó allí. Se trata de una obra arquitectónica, una localización creada con el mero objetivo de rodar en ella. Lo más sorprendente es que el equipo de la película no la construyó en solitario, sino que contó con la ayuda del Ejército Español para acelerar esta construcción. Un hecho curioso que está remarcado actualmente en el propio Cementerio, por lo inusual del mismo.


Sad Hill
Foto: Rosa Suria

El rodaje de la película se produjo en pleno verano del año 1966. Concretamente, el duelo final se rodó en Sad Hill entre los días 24 y 25 de julio. Después de las grabaciones, la construcción se abandonó por completo, hasta que la Asociación Cultural Sad Hill la revivió.

Ahora, además de varios carteles conmemorativos y una silueta de Clint Eastwood que a lo lejos se asemeja a su propia sombra, encontramos sus 5.000 tumbas perfectamente restauradas y cuidadas. Al igual que ocurre con el centro neurálgico de la acción. La única diferencia con la película es la presencia de algo más de verde y, sobre todo, las vacas que pastan alegremente por la zona. Una combinación curiosa que saca sonrisas a sus visitantes. Pero que no resta realismo. Sólo hace falta entrar en Sad Hill para sentir que formas parte de una de las películas más míticas de la historia del cine.



Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Carlos Librado “Nene”: “El sentimiento que me llevo es de gratitud”

Previous article

F1: Los 5 nombres del GP 70 aniversario

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine