ActualidadEntrevistasEntrevistas (Música)Música

Javi Bobes: “A mí las etiquetas no me van”

0

Javi Bobes es un músico de cuna. De esos arraigados que viven por y para el directo. De los que necesitan un tema redondo para quedarse a gusto y posteriormente encontrar ese sonido en directo que deleite a sus seguidores. ‘Mátame a besos’ ha sido su última apuesta. Con un sonido contundente y necesario en este mercado musical que tenemos a día de hoy.

En días de cuarentena, hemos podido charlar con él vía móvil y hemos podido analizar la situación del sector en momentos como este y de todo lo que nos iba apeteciendo minuto a minuto. ¡Adelante!


La cultura tiene que ser importante en cualquier periodo.


MEW Magazine (MW): ¿Qué tal estás llevando esta cuarentena?

Javi Bobes (J.B.): La verdad es que no lo estoy llevando mal. Tengo ganas de salir a la calle como todo el mundo, de trabajar, de hacer cosas y demás…de ver a la gente. Pero no lo estoy llevando mal porque intento aprovechar el tiempo.

MW: Hay gente que se ha generado un horario para no caer en la locura, ¿has hecho lo mismo?

J.B.: Es que mi horario normal es un poco caos. Hay días de la semana que tengo que estar activo para las ocho de la mañana y otros que hasta las nueve de la noche no tengo bolo. Entonces, en ese sentido, no me está afectando mucho.

MW: ¿Estamos componiendo algo más de lo habitual?

J.B.: Pues la verdad más que lo habitual…no mucho. Si que es verdad que van saliendo cosas y demás porque tiempo hay de sobra. Pero estoy aprendiendo repertorio, post produciendo algún tema. Este tiempo es bueno para estudiar. Pero sin volverse uno loco.

MW: ¿Cuánto de importante es la cultura en momentos como este?

J.B.: La cultura tiene que ser importante en cualquier periodo. Pero es cierto que ahora se demanda más porque apetece ver entrevistas, leer, escuchar música… Lo único que creo es que nos estamos volviendo un poco locos con el tema de los Festivales. Por ejemplo, se hace el Festival ‘Yo me quedo en casa’, el primero, como el oficial, y no digo que no se pueda hacer más pero al menos respeta los horarios que tiene ese Festival. Es una opinión personal pero creo que tenemos que respetar más los tiempos. A mí tampoco me mola de siete días de la semana, hacer cinco días de directos.

MW: Hay un pequeño debate, paralelo al que comentas de los Festivales, donde una parte dice que está muy bien hacer directos y ofrecer música en vivo, desde otro punto de vista, pero otros dicen que el exceso nos puede llevar a devaluar el propio trabajo…

J.B.: Estoy en varios grupos de músicos, de artistas, trabajando y justo comentaban eso en una de las últimas reuniones. A mí, por ejemplo, no me parece para nada una perdida de tiempo ni que la gente, pasado esto, se vaya a quedar en casa sin ir a conciertos. Creo que eso viene dependiendo del artista. Es decir, si el público de ese artista va a los conciertos porque le gusta escuchar la música en directo, la gente va a seguir teniendo las ganas de ir a sus conciertos. Pero eso sí, un poco de control porque, a veces, te metes en Instagram y hay cuatro o cinco conciertos en ese momento.



MW: Echando un poco la mirada atrás, ¿recuerdas cuando descubriste que querías dedicarte a esto de la música?

J.B.: Empecé con un grupo de música con un colega. Y luego era yo quien estaba tirando un poco más del carro. Y nos dividimos. Empecé en ese momento con lo de ‘Bobes’. Y mi padré me aconsejó que perfeccionase la guitarra y el tema de las composiciones para poder trabajar para otros. Y me dí cuenta que era también una buena alternativa. Ahí empecé a conocer a gente y me han ido viniendo trabajos. Sobre todo como guitarrista.

MW: ¿Cómo ves las etiquetas en el mundo de la música?

J.B.: A mí las etiquetas no me van. Te ayuda si la etiqueta es buena. Si haces una colaboración con un artista de renombre…si te relacionan con algo bueno pues es más fácil llegar arriba o conseguir cosas.

MW: ¿Qué te tiene que transmitir un tema para que decidas que sea single?

J.B.: En mi caso, que me llene. No me considero un súper letrista la verdad. Me gustaría poder escribir como Joaquín Sabina o cualquier poeta. Pero, en mi caso, es que la canción sea de verdad. Hay temas en los que te fijas más en la música y hay temas que te salen redondas tanto en letra como en música. Estas últimas salen rápidas y salen perfectas.


La inspiración viene.


MW: Qué te resulta más complejo, ¿componer para terceros o cuando compones para ti y tienes que indagar internamente?

J.B.: Para terceros. No tengo problema en componer algo mío. Aunque siempre se ponen un poco de barreras. Pero, al fin y al cabo, cuando escribo de algo que yo no quiero, no me va a salir. Lo de terceros sí que me cuesta. A mí me gusta hacer canciones y cuando las compongo me gusta hablar de algo que he vivido. O como mucho hablar de algo que me haya contado un colega que me ha afectado mucho. Si yo compongo una canción para terceros, que lo he hecho, cuando la escucho, me da la sensación que esa persona está cantando como en el karaoke. Porque no sabe de lo que va. Yo se lo puedo contar pero él solo lo estará cantando. No lo estará contando.

MW: ¿A la inspiración no hay que buscarla?

J.B.: Creo que viene sola. Y he escuchado barbaridades. Escuché a una persona que dijo que tenía que dejar a su novia porque necesitaba componer. Está claro que si lo dejas con tu pareja es posible que estés muy triste y que te pueda salir un tema pero dejar a una persona para componer me resulta un poco egoísta. La inspiración viene. Por eso es importante consumir cultura. Te inspira, simplemente, escuchar música de otros.

MW: Desde Noviembre hasta Enero estuviste girando, ¿cómo viviste esos directos?

J.B.: El último, con banda, fue una locura. Fue el bolo en el que más gente vino. Y súper contento la verdad. Salió redondo el concierto. La sala se escuchaba muy bien. Salieron los temas de arriba a abajo, hubo improvisaciones que salieron perfectas…y la gente salió muy contenta. Y, luego, los bolos en acústico, súper bonito, la gente muy entregada.



MW: ¿Es importante nutrirse de la energía que desprende el público en los directos?

J.B.: Sí, sí, es algo que nos afecta mucho. Vivimos de eso. El proyecto de ‘Bobes’ se puede basar en actitud. Y eso lo tenemos que empezar a hacer nosotros en las primeras canciones, para en las siguientes pedírselo al público. Hasta el día de hoy se ha cumplido.

MW: La vida sin música sería…

J.B.: Fatal. Una mierda. Un infierno. La vida sería sin color.

Àlex Monner: en ‘La línea invisible’ “todo eran pros”

Previous article

Crítica: ‘La alegría de las pequeñas cosas’

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Actualidad