Matthias & Maxime
0
8.5

'Matthias & Maxime'

Lo Mejor
  • La mirada íntima y humana de Dolan
  • No hay distancia, absolutamente todo traspasa la pantalla
  • El descubrimiento de Gabriel D'Almeida
Lo Peor
  • ¿Nada?

Matthias y Maxime llevan siendo amigos toda la vida. Inseparables. De esos que quieren hacerlo todo juntos y, efectivamente, lo hacen. Les une una conexión especial, que desde fuera es evidente. Pero también les une una atracción sexual que va creciendo con los años al mismo ritmo que ellos la intentan reprimir. Hasta que estalla. Lo hace cuando la hermana de un amigo les pide que protagonicen su corto, en el que deben besarse. Un acto aparentemente inocente, pero que provoca que todos esos sentimientos que llevan una vida reprimidos intenten salir a la luz con más fuerza que nunca. 

De aquí parte ‘Matthias & Maxime’, la nueva película de Xavier Dolan, en la que el director y actor canadiense regresa a casa en todos los sentidos. Lo hace porque la acción tiene lugar en su Montreal natal, pero también porque vuelve a sumergirse en ese cine íntimo y personal que siempre le caracterizó, con una historia que explora conflictos ya clásicos en su filmografía, como las relaciones maternofiliales tormentosas o esa inestabilidad de toda una generación que no es capaz de encontrarse. La cinta nos habla de aceptación propia, del abrazo del entorno y del enorme salto que hay entre la generación de los protagonistas y las generaciones más jóvenes, que ya no necesitan etiquetas, que arrasan con sus mentes abiertas y que se sienten libres y, de esta manera, hacen libres a los demás. 

Con una estética sencilla pero enormemente bella y constantes referencias a la vida de Dolan, sobre todo a través de la banda sonora y de pequeños detalles como la mención a ‘El indomable Will Hunting’ o a Pedro Almodóvar, el largometraje supone un regreso a sus orígenes profesionales y personales que muchos no han entendido. Supongo que porque, muchas veces, no somos capaces de empatizar y tampoco queremos hacerlo. Y porque parece que queremos fuegos artificiales y una complejidad que se nos escape, despreciando la belleza de la vida y de los conflictos que, por muy lejos que nos cojan, son reales. Por mi parte, he encontrado en ‘Matthias & Maxime’ un retrato intimista de las realidades, en plural, de toda una generación que está perdida, que no sabe cómo encontrarse y que ya aburre a la mayoría. Quizá ahí también esté el problema, que enraíza con la falta de empatía: cansa escuchar relatos de jóvenes que no pueden ser quienes realmente son y que, precisamente por las barreras que les ha impuesto la sociedad y han terminado imponiéndose ellos mismos, ni siquiera saben quiénes son. Si eres de los que está cansado de estos relatos, ni siquiera intentes ver la cinta de Xavier Dolan, no está pensada para ti. Y creo que no serías capaz de apreciar las muchas virtudes que la habitan y que muchos están pasando por alto. 

'Matthias & Maxime'

La sencillez y su fuerza

Se me acumulan las palabras en la mente mientras escribo esta crítica, poco más de media hora después de ver la película. Quizá debería esperar, pero la he visto sola y siento la necesidad de hablar de ella. De esa energía que existe entre Matt y Max y que traspasa la pantalla, de los amores silenciosos que nos son negados y que nos negamos a nosotros mismos, de cómo la sociedad nos empuja a ser una cosa u otra, sin dejarnos espacio para que pensemos y decidamos. Necesito hablar del daño que a veces llega desde casa, de lo importante que es tener un lugar seguro en el que ser uno mismo y del miedo. Casi necesito enamorarme o recuperar precisamente esos amores que me negué a mí misma, por razones completamente diferentes a las de los dos protagonistas, pero que nacen del mismo sitio. 

Viendo ‘Matthias & Maxime’ he vuelto a confirmar eso de que en la sencillez está el gusto, o al menos el mío. Una sencillez que nada tiene que ver con lo simple. Lo que nos presenta Xavier Dolan en este largometraje es todo lo contrario, pero lo refleja de manera sencilla, de manera real. Sin necesidad de incorporar artificios que sorprenden, pero distraen de lo que de verdad importa. El director vuelve a apostar por ser él mismo, por su mirada íntima y por ese estilo que ya es suyo. Y a que a mí me apasiona. Probablemente porque siento que gracias a su manera de narrar y de representar, las historias me llegan de manera más directa y con una mayor fuerza y conectan por completo con lo que hay en mi interior, aunque aparentemente no tenga nada que ver. 

Matthias & Maxime

Muy ‘Elmodóvar’

En esta película, Xavier Dolan conecta de forma evidente con Pedro Almodóvar y su cine. Lo hace, por supuesto, en la representación de las relaciones maternofiliales tormentosas, que son probablemente el eje central del cine del canadiense. Pero también lo hace en esa exploración de la sexualidad y de los sentimientos, en la tensión no resuelta y en el costumbrismo que baña cada escena. Costumbrismo canadiense, eso sí, pero costumbrismo.

Aquí, el director y actor, que también protagoniza la cinta, recoge sus principales inspiraciones y las plasma en una especie de homenaje en el que también se mantiene su sello personal. Con planos que quitan el aliento e inundan los ojos y escenas bañadas de una autenticidad y de una magia imposibles de explicar con palabras. Mejor disfrutarlas en primera persona. ‘Matthias & Maxime’ está disponible en Filmin durante este fin de semana. No se me ocurre un mejor plan para la cuarentena. 

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Sobre Michonne, Rick Grimes y su futuro en ‘The Walking Dead’

Previous article

5 programas míticos de ‘Madrileños por el mundo’ para viajar desde el sofá

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine