Netflix, como siempre apostando por las series originales y de calidad, emitió en junio de 2015 la primera temporada de ‘Sense8’, una serie que enseguida cautivó a millones de espectadores por todo el mundo. La segunda temporada llegaría 2 años después, incluyendo un largo y especial episodio navideño.

Sin embargo, pese a las numerosas peticiones de los fans y a la cantidad de visualizaciones que ha tenido la serie, Netflix decidió cancelar la emisión repentinamente. Pese a ello, ‘Sense 8’ ha sido una brillante. Y aunque nos quedamos con ganas de mucho más, pudimos disfrutar por un tiempo de una buenísima ficción.

Will, Riley, Lito Rodríguez, Sun, Kala, Wolfgang, Nomi y Capheus. Ocho protagonistas únicos que lograron robarnos el corazón. Después de haber experimentado la trágica muerte de una mujer a través de visiones o sueños, se encontrarán mental y emocionalmente conectados. A través de esta conexión, son capaces de comunicarse, sentirse y compartir sus conocimientos, idiomas y habilidades.



‘Sense 8’ es de esas series que tienen tantos buenos ingredientes para triunfar, que no sorprende que gustará tanto en tantas partes. Una serie que sin ser perfecta le queda poco para alcanzar esa perfección televisiva. Porque tiene muchas cosas a su favor y casi ningún defecto que merezca la pena destacar en exceso. Merece la pena disfrutar de una serie como ‘Sense 8’.

Las diferencias nos hacen únicos

Uno de los muchos puntos fuertes de ‘Sense 8’ es que se encarga de explorar las culturas y países de cada uno de nuestros protagonistas. Así como sus diferentes orientaciones sexuales. Cada uno de ellos pertenece a un lugar diferente, pero todos tienen su espacio en pantalla. Ninguno es más protagonista que el resto. Y esto es genial porque hay personajes para todos los gustos y colores. Es difícil no sentirse identificado con alguno o al menos sentir una mayor empatía.

Todos tienen sus pequeños momentos para destacar y para que el espectador pueda conocerlos más en profundidad. Además, también se unirán en muchas ocasiones aunque de una forma diferente y muy especial. ‘Sense 8’ es una serie muy abierta en la que se respira buen rollo y libertad. Todo tiene cabida en esta seri que huye de los tabúes y los cánones establecidos. La acción, la aventura y la adrenalina tampoco faltan a lo largo de las temporadas de ‘Sense 8’.



Cabe destacar también la impresionante fotografía de ‘Sense 8’. Visual y estéticamente es una maravilla de serie. Hasta el más mínimo detalle está cuidado a la perfección. Las luces, las sombras, los colores o la falta de ello, todo cuenta para hacer de ‘Sense 8’ algo tan bueno. ‘Sense 8’ es una serie de ciencia ficción muy ambiciosa pero que funciona en todo momento. Es divertida, loca e inesperada.

Las hermanaWachowksi crearon una serie maravillosa que no dejó a nadie indiferente. Una serie tierna y emotiva pero también muy salvaje. Con escenas íntimas, llenas de amor, pasión y sensual. Y con otras mucho más movidas. ‘Sense 8’ mantiene un ritmo ágil con una narración desenfrenada. Ocho historias muy bonitas y llenas de sentimientos y emociones. ‘Sense 8’ es la opción perfecta para desconectar entreteniéndote con una buenísima serie.  

Por último, pero no por ello menos importante, es el momento de hablar del gran reparto. Lo bueno es que se trata de una serie muy coral en la que todos tienen su momento para brillar y lucirse. Jamie Clayton, Naveen Andrews, Doona Bae, Miguel Ángel Silvestre, Tina Desai, Tuppence Middleton, Brian J. Smith y Terrence Mann, encabezan un reparto totalmente a la altura de la historia. Sin duda ‘Sense 8’ es una serie que no tendría que haber terminado tan precipitadamente y sin ninguna explicación.

Estos son los mejores alimentos para conseguir la deseada Vitamina D

Previous article

Crítica: ‘Península’, de Yeon Sang-ho

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.