0
5.5

Península

Lo mejor
  • La caracterización de los zombies
  • El paralelismo con la situación actual
  • Las referencias a Train to Busan
Lo peor
  • Se pierde los mejores aspectos de la primera película
  • Acción sin propósito
  • Tópico tras tópico
  • Demasiado "family friendly"

‘Península’ de Yeon Sang-ho es la secuela de la aclamada ‘Train to Busan’. ‘Península’ nos sitúa cuatro años después de que se destara la epidemia zombie. El protagonista de esta historia es el soldado Jung-seok (Gang Dong-won) que se ve obligado a volver a Seúl después haber escapado hace cuatro años. Allí descubre que todavía hay supervivientes al virus. La película se estrenó en Corea el julio de 2020 y ha llegado a España este 6 de noviembre. Su sucesora, ‘Train to Busan’ se estrenó en 2016 y fue todo un éxito en la taquilla, con más de 10 millones de espectadores.

Pero ‘Península’ está lejos de ser tan buena como su primera parte. El miedo a que ‘Península’ no se mantuviera al nivel a ‘Train to Busan’ era lógico y por eso había que asimilar que pudiera estar algo por debajo. Pero la realidad es que ‘Península’ no está tan solo “algo por debajo”. Si lo que hacia tan especial a ‘Train to Busan’ es que tenía un carácter único y conseguía reinventar y apropiarse de todos los clichés de las películas de zombies, en ‘Península’ cae en ellos de forma estrepitosa.

Disparos y más disparos

En ‘Train to Busan’ el protagonismo lo tenía la lucha de los supervivientes con los zombies, pero era una lucha lejos de forzar la acción. Veíamos a unos personajes con los que podríamos sentirnos representados en una situación así. Los supervivientes del tren trataban de enfrentarse a la amenaza con ingenio y métodos que tenían a mano, por muy rudimentarios que fueran. Esto le daba autenticidad a la película. En ‘Península’ ocurre todo lo contrario. Casi toda la película es una repetición constante de tiroteos, armas y persecuciones de coches. Vale, es cierto que los protagonistas como Min-jung (Jung-hyun Lee) y sus hijas, Joon (Lee Re) y Yu-jin (Lee Ye-won), han estado sobreviviendo durante cuatro años y es normal que hayan aprendido a manejarse en el apocalipsis. Pero, aun así, ‘Península’ se siente como un intento forzado de replicar otras películas de zombies como ‘Guerra Mundial Z’. Básicamente, parece que se ha norteamericanizado.

Si se mantiene esta esencia que tenía la primera película de tratar de enfatizar la parte de humana de la civilización y no dejar que el egoísmo nos domine para sobrevivir. En ‘Península’ se trata de demostrar que en situaciones así, los sacrificios cobran gran valor y que estar unidos es la única forma de enfrentarse a una catástrofe así y sobrevivir.

¿Dónde está la sangre?

Y, a pesar de estos constantes tiroteos y enfrentamientos a zombies, no vemos ni la mitad de la esencia gore que tuvimos en ‘Train to Busan’. En la primera película, Yeon Sang-ho no se reprimió a la hora de mostrarnos como los zombies despedazaban a los humanos o la dolorosa transición de humano a monstruo. En ‘Península’ esto se ha rebajado y, aunque seguimos viendo la transformación, no hay ningún momento en el que casi tengamos que apartar la vista de la pantalla por el ataque de los zombies. Esto puede deberse a que en ‘Península’ parece que la gran amenaza ya no son las criaturas, sino los propios supervivientes. Pero es cierto que esta falta de crudeza no le hace ningún favor a la película. Parece que con el empeño de darnos grandes efectos especiales se ha perdido el cuidado de los detalles.

Terror más allá de los zombies

La situación que vivimos actualmente ha hecho que la trama de ‘Península’ sea terrorífica más a allá de los zombies hambrientos. Nos relata la historia de un virus que ha permanecido incurable durante cuatro años y que hizo que todo un país tuviera que ponerse en cuarentena y, finalmente, cerrarse al resto del mundo. Es imposible no sentirse identificado con estos hechos, algo que estamos viviendo actualmente con la crisis del coronavirus. Porque, aunque nosotros no tengamos zombies todavía, si nos hemos visto devastados por cuarentenas para intentar salvar a la población, fronteras cerradas y un virus que parece imposible de frenar. En este sentido, ‘Península’ supera a la ficción y si consigue ser aterradora.


Paula Robaina
No puedo ser piloto así que intento ser periodista de motor. También escribo sobre cine, series, libros y cómics cuando me apetece escaparme de los circuitos. Lights out and hoist the colours

‘Sense 8’: una maravillosa serie de gran calidad

Previous article

‘Patria’ y el dolor

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.