En Marcha

F1: Los 5 nombres del GP de Portugal

0

La F1 ha corrido en el circuito Internacional del Algarve en Portimão, regresando 24 años después a Portugal. Era la primera vez que este circuito, inaugurado en 2008, albergaba una carrera del mundial de F1. Hasta ahora, solo se habían realizado test de invierno en el circuito Internacional del Algarve. Los pilotos y los espectadores esperaban expectantes para ver que depararía este circuito y no ha decepcionado. Pero no ha sido una labor fácil. Las cosas se torcieron de manera que incluso hubo que retrasar la clasificación por un alcantarillado mal puesto y que no aguantaba la fuerza de un F1. Pero para la carrera del domingo todos los problemas se han solucionado y ha dado un espectáculo que empezó fuerte, con una salida espectacular en la que llegó a liderar el Mclaren de Carlos Sainz. Descubre a nuestros 5 protagonistas del GP de Portugal.

Lewis Hamilton

Lewis Hamilton he vuelto a escribir una nueva hoja de los libros de historia de la F1. Si en el pasado Gran Premio lograba alcanzar el número de victorias de Michael Schumacher, en este GP de Portugal las ha superado. Un nuevo récord que agranda la figura de Hamilton. No lideró la carrera desde la primera vuelta, pero no tardó en imponer su superioridad y hacerse con la victoria de este Gran Premio. ¿Qué más se puede decir de un piloto que ya es leyenda dentro del deporte? Todos adjetivos se quedan cortos para describir el nivel y las hazañas de Hamilton.



    

Pierre Gasly

Pierre Gasly sigue dando recitales con AlphaTauri en una temporada que no ha dejado de reivindicarse. Gasly terminó la carrera quinto, saliendo noveno. Los neumáticos blandos fueron sus grandes aliados y consiguió ir ganando posiciones. Protagonizó la lucha con Sergio Pérez por la quinta posición, haciendo una gran maniobra de adelantamiento sobre el mexicano. Su compañero de equipo, Daniil Kvyat no logró pasar de la 19º. Un gran resultado de Gasly que solo termina de confirmar el gran nivel al que se encuentra ahora mismo el piloto francés.

Carlos Sainz

Carlos Sainz fue el protagonista sorpresa de la caótica salida de este GP de Portugal. El piloto de McLaren, que salía séptimo, aprovechó la incertidumbre causada por la lluvia al empezar la carrera y llegó a ponerse primero. Superó a los dos Mercedes y estuvo liderando unas vueltas, hasta que las condiciones meteorológicas y en carrera volvieron a estabilizarse. En ese momento ya se vio superado por los monoplazas con mayor velocidad como los Mercedes o el Red Bull de Max Verstappen. A pesar de todo, consiguió un gran sexto puesto, ayudando a puntuar a McLaren en una carrera donde Lando Norris acabó 13º. McLaren está cuarto en el mundial de constructores, a solo dos puntos de Racing Point.

Charles Leclerc

Charles Leclerc volvió a tener una actuación fantástica y exprimió al máximo un Ferrari que está lejos de tener el ritmo para acabar en una cuarta posición. El monegasco deslumbró desde el sábado, consiguiendo clasificar cuarto. En la carrera, Leclerc pudo mantener la posición gracias a su impresionante ritmo. No se vio envuelto en las maniobras de defensas que le hemos visto en otras carreras ni tuvo que recuperar posiciones. Hizo una carrera consistente y muy correcta. Además, el Ferrari de Leclerc fue el único coche, a parte del de Verstappen, que no fue doblado por los Mercedes.

Lance Stroll

El fin de semana de Lance Stroll ha sido de todo menos brillante. El viernes tuvo un incidente con Max Verstappen, donde ambos pilotos chocaron cuando trataban de adelantarse en la curva 1. El sábado de clasificación no le fue mucho mejor. Acabó 12º y a siete décimas de su compañero, Checo Perez. En la carrera se puso octavo y parecía que podría tener una buena actuación, pero una acción con Lando Norris acabó por condenar su carrera. Stroll cometió exactamente el mismo error del viernes con Verstappen. En la curva 1, iba por el exterior y Norris rodaba en paralelo. Stroll se cerró demasiado hacía el interior y acabaron colisionando. Ambos pilotos continuaron, pero sus monoplazas se vieron dañados. Al canadiense le impusieron una sanción de cinco segundos y finalmente, Racing Point acabó retirando el coche por los daños.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

Paula Robaina
No puedo ser piloto así que intento ser periodista de motor. También escribo sobre cine, series, libros y cómics cuando me apetece escaparme de los circuitos. Lights out and hoist the colours

Crítica de ‘Everything’s Gonna Be Okay’: positivismo y muy buen rollo

Previous article

¿Cómo suena el bombo de tu corazón?, por Salomón Beda

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up