15 años tiene mi amorCineDestacados

‘Kiss Kiss Bang Bang’: divertimento del pasado, pero divertimento

0

Antes de darle al play ya me olía que iba a encontrar en ‘Kiss Kiss Bang Bang‘ cosas que no me iban a gustar. Es una de las películas que más he recomendado a lo largo de mi vida, porque el recuerdo que tenía, que sigo teniendo, de ella era el siguiente: es entretenida, es divertida, es una historia absurda pero compacta, Robert Downey Jr. está como para pasarte la vida entera mirándolo, ni te has dado cuenta y ya se ha acabado y solo piensas que la volverías a ver. Ese es el recuerdo que vivía en mí. Es una de las películas, como digo, que más he recomendado, porque es una películas que más solía ver hace unos años. Llevaba varios sin hacerlo. Así que me dispongo a dar al play y pienso de repente: hay cosas que no me van a gustar.

Este 18 de noviembre se cumplen 15 años de su estreno en nuestro país. ‘Kiss Kiss Bang Bang’, escrita y dirigida por Shane Black, es una curiosa mezcla entre thriller, comedia, acción e historia detectivesca. Los detectives son muy importantes, de hecho. Giramos en torno a ellos, sus figuras reales o ficticias, durante toda la película, que está formada por varias historias que finalmente confluyen. Y está muy bien planteada por Shane Black, que desde el principio juega con la voz en off de un narrador que juega con nosotros. Sabe que tiene que contarnos una historia, así que retrocede, detiene la película, las imágenes se paran, se adelanta, nos habla directamente. Nos ofrece, incluso, diferentes posibilidades de narración. Hay diversión en cada escena, desde la misma propuesta, que tiene una fuerza argumental lo bastante grande como para tenernos ahí, justo ahí, sin parpadear, desde el principio.

Busca ser entretenida y lo consigue. Quiere jugar con nosotros y también lo consigue. Con los golpes de efecto, con algunas sorpresas, con un buen montaje y, en general, con mucho dinamismo en sus formas. El espectador que se tope con esta película por primera vez nunca sentirá que está viendo una escena igual que la anterior. Y en esta cinta pueden resonar el eco de otras, pero tampoco la ha visto semejante.

Llevada a los cielos por un Robert Downey Jr. que aquí no interpreta a un listillo, más bien interpreta a un pringado, su unión con Val Kilmer, las diferencias entre ambos, el carácter concedido a sus personajes, sostienen la parte interpretativa. También Michelle Monaghan tiene un papel importante, pero era 2005 y desafortunadamente se queda a medio camino entre el interés romántico y la chica que rompe los esquemas del protagonista y del espectador.


Robert Downey Jr., Michelle Monaghan y Val Kilmer en Kiss Kiss Bang Bang

‘Kiss Kiss Bang Bang’ narra la historia de Harry Lockhart (Robert Downey Jr.); quiero decir, Harry Lockhart nos narra su historia. Es un tipo de buen corazón, pero se ha ganado la vida como ha podido y eso quiere decir que no todos los asuntos en los que ha estado metido han sido legales. Tras un trágico accidente, mientras huía de la policía, termina sin querer en una audición para una película de detectives de Hollywood. Traumatizado como se encuentra, todavía en shock y verdaderamente apenado por ese trágico accidente, saca lo que tiene dentro e impresiona a quienes están midiendo sus habilidades interpretativas. Solo que no estaba actuando: Harry estaba lamentando una muerte de verdad.

Pero la cosa sale bien y, a falta de otro futuro, se marcha a Los Ángeles para participar en esa película. Allí conoce a Perry van Shrike (Val Kilmer), un detective de verdad que se convertirá en su compañero en los siguientes días. De él debe aprender los entresijos de un oficio que tiene que llevar a la gran pantalla. Lo que no puede imaginar es que se verán envueltos en un asesinato real, en el que está implicado, de alguna manera, el amor de la adolescencia de Harry.

‘Kiss Kiss Bang Bang’ es una escalada hacia una fiesta de acción absoluta. Nos desquiciamos con el pobre Harry, y es una escalada muy entretenida que no necesita convencerte de las posibilidades reales de lo que cuenta para que disfrutes de la realidad que se inventa. Ni siquiera aunque la propia película se presente, casi desde el principio, sobre todo al final, con las formas de una película que sabe que lo es. Esto es así por una razón muy sencilla: engancha, así que no importa nada más. Te dejas llevar. Desde el principio, desde esa voz en off, hasta esos minutos finales. Con el carisma de Robert Downey Jr., con los acontecimientos imposibles que se suceden, con las escenas de acción y la fantástica sensación de no tener ni idea de qué va a ser lo siguiente que veas. Ahora bien…



‘Kiss Kiss Bang Bang’ es un gran divertimento, pero es un divertimento del pasado. Para las generaciones que estamos terminando de crecer en estos momentos en los que se entiende el valor del respeto, la tolerancia y la identidad, hay cosas que chirrian. Lo digo con la mayor sutileza, porque siempre recordaré con mucho cariño esta película que tanto me hizo disfrutar. Aceptada en su época, sin duda. Quizá hasta considerada revolucionaria, pues uno de los protagonistas es gay. Un tipo duro, inteligente, que nos cae bien. Pero estamos en 2020 y no vale con eso, y no vale, desde luego, que se hagan chistes recurrentes a costa de su condición sexual o se juzgue como se juzga la vida sexual de la mujer protagonista. Con connotaciones, en algunos casos, bastante negativas. Ya no es gracioso reírnos de ello (¿alguna vez lo fue? ¿En serio?).

Creo que ‘Kiss Kiss Bang Bang’ se escribiría de otra manera en este 2020. Confío bastante en Shane Black, de hecho, que nos dio a un Tony Stark emocional y mentalmente destrozado en ‘Iron Man 3’ (2013). Creo que habría una perspectiva más sensible ahora, si se hiciera de nuevo. Diferente. Estoy convencida de que algunos chistes ni se pensarían, porque no son graciosos. Sin más.

Pero ‘Kiss Kiss Bang Bang’ es lo que es. Esta película de 2005 tiene un diálogo ingenioso y trepidante, pero escrito en otra época. Uno tiene que tenerlo en cuenta si alguna vez se decide a verla, por primera vez o de nuevo. A los primeros: sí, quizá no os guste esto, pero todo lo demás os gustará. A los segundos: ya, yo tampoco puedo dejar de apreciarla porque, en fin, es una buena película.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘Wind River’: querrás volverla a ver

Previous article

Reseña de ‘Quizás en otra vida’, de Taylor Jenkins Reid

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up