Nil Moliner
DestacadosEntrevistas (Música)Música

Nil Moliner: “la música, en mi caso, es una manera de vivir”

0

La pasada semana, Nil Moliner lanzó ‘La bestia’, nuevo single en el que sus propios fans han tenido una labor protagonista. En el contexto de cuarentena en el que nos encontramos, grabar videoclips se ha convertido en una tarea casi imposible, a no ser que se hagan de manera artesanal en casa. Por ello, y porque siempre tiene presentes a aquellos que le apoyan y disfrutan de su música, el artista catalán optó por convertir a sus seguidores en los protagonistas de su nuevo vídeo. A través de fotos enviadas desde todos los rincones del planeta, con las que se crea un mosaico que muestra el enorme alcance de su música en estos momentos. 

Precisamente es de la música de lo que habla en ‘La bestia’. De la fuerza con la que nos llega, del efecto imprevisible y sin límites que tiene en nosotros, de su poder y de su significado. Habla de la música como de una bestia que arrasa y que, además, en estos momentos es más compañera que nunca. Con motivo de este lanzamiento, hemos tenido la oportunidad de charlar con Nil sobre la canción, sobre su pasión y sobre los sentimientos. 

MEW MAGAZINE (MW): ¿De dónde surge ‘La bestia’?

NIL MOLINER (NM): Lo escribí volviendo con la furgoneta de un concierto. Estábamos de gira y mi equipo técnico, mi staff, empezó a poner ‘remembers’, canciones de hace un montón de años que justamente eran canciones que yo escuchaba en la adolescencia (se sonríe). Y, de repente, empecé como a pensar en esa chica, en esos amigos, en ese verano… En situaciones que estaba viviendo o que viví. Y recuerdo escribir en el bloc de notas del móvil “la música es la mayor arma letal, firmado la bestia”. Y, entonces, a la semana, recuperé eso, tiré un poco del hilo y salió ‘La bestia’. 

‘La bestia’, básicamente, habla de lo poderosa que es la música, del poder que tiene de trasladarnos a donde quiera.

‘La bestia’, básicamente, habla de lo poderosa que es la música

MW: En este tema, como siempre suele ocurrir, está tu sonido muy presente, tu esencia. Pero lo siento como el más eléctrico, ¿no?

NM: La verdad es que si la gente escuchara las maquetas que hago aquí en el estudio, fliparía (ríe). No me gusta cuando me dicen qué estilo hago o me etiquetan, porque yo creo que la música es libertad. Y depende del día en que la haga, depende de la situación emocional en la que me encuentre, me va a salir un estilo u otro. Un día te puedo hacer una canción funky, al siguiente te hago una balada, otro te hago una con raíces flamencas y luego te hago una canción más rockera. No quiero ponerme muros porque sería como limitarme a nivel creativo. Siempre digo que cada letra necesita su banda sonora perfecta. Y una vez hecha la canción, la estructura, empiezo a pensar en la producción y esta se merecía que fuera cañera, que tuviera guitarras eléctricas, que tuviera ese estribillo potente de cantar en el coche a lo loco. 

MW: Como decías, ‘La bestia’ habla de la fuerza de la música, de todo lo que provoca en nosotros… Yo te quiero hacer una pregunta bastante amplia. ¿Qué es para ti la música? Sé que, probablemente, la respuesta dependerá del momento en el que te haga la pregunta, pero me gustaría saber cómo sientes tú la música. Qué es, más allá de tu pasión y de tu profesión. 

NM: La música, en mi caso, es una manera de vivir. Porque en mi vida, básicamente, todo lo que sucede o la mayoría es gracias a la música. Pero la música la concibo como algo incluso físico. La gente hace ejercicio con música, la gente se motiva con música, la gente desconecta con música, piensa y es creativa con música. Yo creo que es una herramienta para la vida, para cualquier cosa. Recuerdo que, cuando estudiaba sonido, nos decían que depende de la tienda en la que estuvieras, ponían una música u otra para que el ritmo de compra fuera uno u otro. La música nos afecta muchísimo. Así que para mí es una forma de vivir, pero también una herramienta para vivir. 

La música es una forma de vivir, pero también una herramienta para vivir

MW: ¿Qué crees que tiene la música para tocarnos a todos? Independientemente de si tiene letra, de si está escrita en otro idioma…

NM: El conjunto de instrumentos, las melodías, hay una cosa que son las frecuencias, los armónicos… Es que la música es muy interesante, ¿qué te voy a decir? (Se sonríe). Pero a nivel psicoacústico… ¡Es una locura lo que te puede provocar un acorde u otro! La música tiene un lenguaje por sí sola. Sólo lo musical y lo armónico ya es súper poderoso. Por eso hay canciones en chino o en cualquier idioma, y te emociona igual. La música es emoción, cada nota, cada acorde. Siempre sucede algo dentro de ti. Es mágico. 

MW: En este contexto de crisis sanitaria, se está teniendo muy presente el poder de la música. La gente sale a los balcones y se pone música, nos hemos unido todos en torno a diferentes himnos… ¿Cómo siente esto un artista? Porque yo, desde fuera, lo veo casi como una especie de justicia divina, después de que se haya menospreciado durante tanto tiempo. 

NM: Ya era hora… Hay mucha gente que lo valora, pero ya era hora de que la música tuviera la importancia que tiene y el reconocimiento que se merece. Creo que la música nos hace soñar, nos teletransporta, tiene esa magia. No somos solo el Spotify para el momento de tren, de ir a trabajar, sino que es algo más. Y, sobre todo, que ahí detrás de ese play y de esa canción, no solo está el artista. Hay una banda, hay unos productores, hay un diseñador gráfico que hace la portada, hay una discográfica, hay unos managers… Hay tanta, tanta gente… Mis amigos alucinan cuando les digo que vamos de gira 18 personas, cuando al final somos 8 encima del escenario. Y eso sólo los que nos movemos para el concierto. Pero es que somos muchísima gente la que vivimos de la música. Y yo creo que ahora, poco a poco, la gente se va dando cuenta, por mala suerte del parón este, de toda la gente que hay en el mercado. Está cogiendo un peso enorme. Y está bien que la gente vea que hay mucha gente detrás. 

MW: Y, en este sentido, ¿cómo ves los próximos meses? ¿Cómo crees que va a afectar toda esta crisis al panorama musical?

NM: Pues… (piensa). No lo sé (sonríe). Quiero pensar que yo, como consumidor de música, me muero de ganas de ir a un concierto y de hacer otras muchas cosas relacionadas con la cultura. Tengo que pensar que va a ir bien. Que la gente tiene ganas de concierto, tiene ganas de fiesta, de cantar, de encontrarse con los suyos y de cantar su canción favorita en los conciertos. Pero, bueno, se le va a sumar también una crisis, supongo. Se le va a sumar que a la gente le va a costar remontar eso, a nivel económico. Pero creo que, como te he dicho, la música cura y encontraremos alternativas para que la gente consuma y para que la gente esté feliz. 

Encontraremos alternativas para que la gente consuma y para que la gente esté feliz

MW: Volviendo a ‘La bestia’ y a la gente, ¿cómo surgió esa idea de contar con tus seguidores para el videoclip?

NM: Hacer un videoclip desde casa no me convencía para hacerlo yo, aunque he visto cosas muy bonitas. Así que pensamos, vamos a hacer que la gente envíe una foto desde sus casas y que eso sea el videoclip. Vamos a hacer un mosaico para que sea un poco más entretenido, que la gente se tenga que buscar… Y también colgué un juego en Instagram, para ver si se encontraba la gente, porque no pudimos poner a todo el mundo. Y, básicamente, surgió de eso, de hacer partícipe a la gente que me sigue y crear esa comunidad y ese juego. 

MW: Te han llegado muchas fotos, ha habido un montón de movimiento. Cuando ves esta respuesta, ¿cómo lo valoras?

NM: Cuando hice la propuesta, pensaba que tendría que hacer un Whatsapp masivo con toda la gente conocida, pidiendo que enviaran fotos porque no llegábamos al mínimo. Y, de repente, el sorpresón es que 2000 y pico personas se han quedado fuera. ¡No puede ser! No contaba con eso. Igual el confinamiento te hace perder la percepción real de todo, no sé… Pero no me lo esperaba (se ríe). Con esto quiero decir que no soy consciente. Yo voy haciendo y no quiero influenciarme con estas cosas.

MW: Si hay algo que no cambia es que tu música transmite muy buen rollo. Incluso los temas que tocan más la nostalgia, siguen teniendo esos sentimientos positivos consigo. Está claro que eso es lo que transmites. Pero ¿qué te empuja a ti a hacer música?

NM: Escribo letras optimistas y música optimista, pero no lo hago pensando “voy a ser un happy, optimismo total”. (Se ríe). Escribo sobre cosas que me pasan y desde mi punto de vista. Sí, soy un tío optimista, y supongo que eso a la hora de escribir me influencia. Pero, por ejemplo, hay una canción del disco que se llama ‘Déjame escapar’ que la escribí llorando.Y recuerdo pasarlo muy mal escribiendo esa canción. O ‘Por última vez’. Pero son canciones que, supongo que por lo que te decía antes, con los acordes, con la melodía y con la armonía, crean algo que transmite sentimientos positivos. Y yo feliz de la vida con que pase eso. Pero cuando escribo, escribo sobre cosas que me pasan y las vomito tal cual. 

Cuando escribo, escribo sobre cosas que me pasan y las vomito tal cual

MW: Decías que no te gusta que te etiqueten y es evidente que tocas diferentes sonidos. ¿Qué estás escuchando ahora? ¿Hay algún sonido que estés explorando, que quieras introducir en tu música?

NM: Tengo un problema muy gordo con eso. Porque me gusta todo. Tengo canciones compuestas tan distintas entre ellas. Te lo juro, escucho de todo. Puede ser que una canción te recuerde más a One Republic, otra te recuerde más a algo urbano, otra a Juanes y otra te recuerde a Andrés Suárez. Miro a lo que me emociona, a los sonidos que me hacen vibrar. Me inspira todo, la verdad. 

MW: Y, hablando de inspiración, ¿cómo lo estás llevando esta cuarentena? ¿Se encuentra inspiración entre cuatro paredes?

NM: A nivel melódico e ideas de canciones, hay mucho. Pero, a nivel lírico, en mi caso, necesito vivir. Necesito llegar a mi casa llorando, necesito experiencias. Y las vivencias ahora mismo son limitadas, porque no tengo vivencias más allá de lo que pueda pasar en casa o en una llamada con mis amigos. Van saliendo cosas, claro que sí, porque siempre salen, pero no como me gustaría.

Mi cabeza está pensando en la siguiente canción, en la gira, en cosas nuevas

MW: No has parado, sacaste el disco hace nada, sigues lanzando singles. ¿Cuál es el siguiente plan o el siguiente objetivo que tienes marcado?

NM: Por mi parte, seguir haciendo música, que es algo que no quiero parar de hacer nunca. A mí cuando me dicen “en 2030 gran parón”… No, no hay parón. Mi cabeza está pensando en la siguiente canción, en la gira, en cosas nuevas. En adaptarnos a la situación y pensar contenido nuevo para toda la gente. Ya sea musical o de otra cosa, para que la gente esté entretenida y tenga un espacio de desconexión. 

MW: ¿Eres de los que vive día a día o te marcas objetivos a largo plazo? Del estilo, me gustaría, dentro de 20 años, hacer giras por todo el mundo pero en salas pequeñas. 

NM: Pienso en un futuro muy próximo. Siempre me marco unas mini-metas en la vida, que son de semana a semana. Evidentemente, mi trabajo me lleva a pensar a nivel estratégico. Pero yo necesito pensar en el ahora y en el futuro próximo, porque si empezamos a pensar dentro de diez años, miraremos ahí y no disfrutaremos de estos diez años. 

MW: Y ya, para dejarte disfrutar de la maravillosa tarde de cuarentena (risas), ¿qué artista o qué canción le recomendarías a nuestros lectores?

NM: Pues… Una canción de Jacob Collier, que se llama ‘It Don’t Matter’. 

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

‘Duro’ el nuevo single de Neo Pistea

Previous article

Miki Núñez: “¿Quién se quedará aquí a escucharme?”

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Destacados