DestacadosEn Profundidad (Música)Música

‘Libertad’: artesanía, talento y entrega en el primer álbum de estudio de Agoney

0

Vértigo. Una extraña sensación que llama a mi puerta al recordar aquellos momentos en los que miles de personas luchaban, con la ilusión como arma, por lograr que Agoney lanzara su primer álbum de estudio. Ha llovido mucho desde entonces. Y creo que todos, incluido él mismo, hemos comprendido mejor cómo funciona la industria musical. Y hemos conocido todo el trabajo que hay detrás de un disco. Especialmente de uno tan artesanal, tan auténtico y tan notablemente trabajado como ‘Libertad’.

Después de un esfuerzo y un sacrificio más que evidentes, aquella petición se hizo realidad el pasado viernes 28 de agosto. Una realidad resultado de ese complejo camino que ha tenido que recorrer el artista. En el que no han faltado obstáculos, como tampoco aprendizajes. Y sin el que ‘Libertad’ no habría sido posible. Al menos no de la misma manera. Aunque en este primer álbum escuchamos canciones que ya conocíamos, el conjunto habría sido muy diferente si el proceso hubiera sido distinto. Probablemente también habría sido menos auténtico, menos propio. Y es que, aunque todos apostamos por una inmediatez que nos libra de la incertidumbre de la espera, para crear algo especial y único se requiere tiempo.

En todo este tiempo, Agoney se ha construido (y deconstruido) como artista y como persona. Ha creado el concepto en torno al que gira ‘Libertad’, atreviéndose también a explorar sonidos que quizá muchos no esperábamos. Retándose a sí mismo a todos los niveles, también en esa técnica que domina, pero con la que no se conforma. Y desnudándose en cada tema. Es en esta honestidad, en todos los sentidos, en la que se encuentra su esencia. Es honesto en las historias que nos canta, pero también a la hora de crear música. Porque está creando lo que quiere crear y lo que quiere cantar, yendo a por un sonido que es suyo y que se aleja de la comercialidad pura que otros tantos sí buscan.

Después de escuchar ‘Libertad’ en incontables ocasiones, siento que necesito más. Para comprender todo lo que hay detrás, para captar cada detalle de sus complejas canciones y para disfrutarlo. Porque, además de ser un álbum completo y notable, es un álbum que se disfruta. Que genera todo tipo de emociones y que, en sus temas más animados, invita a bailar. De esos que apetece escuchar de manera continua, y que jamás se me ocurriría guardar en el fondo de un cajón. Hablemos de él canción a canción.

‘Libertad’



Es el perfecto preludio. No importa que ya lo hubiéramos escuchado con anterioridad, el efecto es el mismo. Un gran cartel de bienvenida que ya acoge y en el que ya se atisban la sinceridad y la sensibilidad del trabajo. Aquí encontramos al Agoney más dulce, que ya nos adelanta también su faceta más explosiva a nivel vocal. Y que nos da la mano para continuar un viaje que promete ser emocionante.

‘MÁS’



Si tuviera ‘MÁS’ en disco físico, estaría completamente rayado. Desde el día que salió, no he podido dejar de escucharla y de sorprenderme con esta total y absoluta maravilla. Ya en ella nos acercamos al R&B, algo oscuro, que vamos viendo en otros temas del álbum. Con esos toques que nos llevan a pensar en el góspel y que generan el mismo efecto que este admirado género musical: pelos de punta. Con el tiempo, Agoney ha demostrado que sabe jugar con esa combinación de dulzura y de potencia a la que es imposible acostumbrarse. Y este es un ejemplo de ella.

‘Soy fuego’



La primera gran sorpresa de ‘Libertad’. No sólo por el hecho de que no la hubiéramos escuchado antes. También por su sonido. En ‘Soy fuego’ nos encontramos con Agoney en su versión más cañera, más rebelde y más rompedora. Con un sonido al que no estamos para nada acostumbrados, y que probablemente muchos no esperaban. De repente, qué bien sienta toparse con esas guitarras y con esos agudos que ya imagino en forma de llamaradas saliendo del escenario. El primer gran ‘wow’ de un álbum que guarda más sorpresas de las que, honestamente, imaginaba.

‘Perficción’



Ya con el título, me tenía ganada. En ‘Perficción’, la electrónica se sigue asomando, pero con menos timidez que en otros temas. Y es un ligero cambio que gusta, que termina de despertarnos y que muestra la versatilidad de Agoney y, por supuesto, de ‘Libertad’. Es sensual, es potente y es psicodélica. También es algo adictiva, casi pegajosa en el buen sentido de la expresión. Así, entre escucha y escucha, ¿es raro que necesite escucharla ya en directo?

‘Black’



Tirando de sinceridad, sigue siendo para mí la gran joya de ‘Libertad’. Por lo que canta y por cómo lo canta. Porque nos muestra toda la versatilidad de Agoney en un solo tema. Y porque supuso el encuentro definitivo de uno mismo. Poco queda por contar de una canción que no ha envejecido absolutamente nada en un año.

‘Edén’



Como sospechaba, adelantaba perfectamente lo que íbamos a encontrarnos. En su lanzamiento, analicé a fondo esta canción que no es más que un derroche absoluto de talento, sinceridad y capacidad vocal de Agoney. Para muchos, la favorita. Y no me extraña. Probablemente, si tuviera que escoger un solo tema para resumir el álbum, ‘Edén’ estaría entre los principales candidatos.

‘Quizás’



Es cierto que se sale algo del camino o del concepto que sigue ‘Libertad’. Pero tenía que estar. Es como una especie de viaje atrás en el tiempo. El origen, el primer paso necesario y la muestra de que el camino iba a ser propio, original y auténtico. Pone el toque más animado al álbum, pero también el más nostálgico. Y, aunque en una primera escucha quizá nos saque un poco, sólo hacen falta un par de acordes para volver a disfrutarla como lo hicimos en el momento de su lanzamiento.

‘Ángel caído’



“¿Qué?” Esa, tal cual, fue mi reacción en la primera escucha. Y confieso que sigue quedando algo de ella cada vez que llego a ‘Ángel caído’. Aunque ahora la reacción está más cerca de un “¡qué pasada!” repetido en bucle en mi mente. Es imposible sacar de la cabeza su beat inquietante. Así como la sensualidad pura que se respira de principio a fin. Es algo que no sabía que necesitaba. Oscura y suya, diferente y perfecta para un directo que sólo puede llegar de su mano. También siento que es la prueba de que Agoney no sólo funciona con grandes agudos.

‘Volver a ser’



Muchas escuchas después, sigo sin querer que llegue esta despedida. Porque disfruto de verdad de ‘Libertad’. Pero esto no quita que sea la mejor despedida posible, que a la vez nos invita, con algún guiño al preludio, a regresar al inicio. El final soñado. Una declaración honesta y sensible, casi más para él mismo que para el resto. Unos votos que, sospecho, tiene muy presentes. En ‘Volver a ser’ hay de todo, a nivel técnico y a nivel narrativo. Hasta timple canario. Siendo el perfecto resumen del Agoney artista, y también de esa persona que tiene presente el origen y el camino.

Las letras, aparte

La presencia del R&B más oscuro, los ligeros toques electrónicos y la combinación de dulzura y potencia en la voz de Agoney definen ‘Libertad’. Y, por tanto, también definen el sonido que el artista ha ido construyendo durante los últimos años. Pero la honestidad y la sinceridad de sus letras también son elementos básicos a la hora de hablar de lo que ha creado el canario.

No hay una sola canción vacía en este primer álbum, ni siquiera aquellas que llegan con el aura más canalla. En todas, se está desnudando y nos está hablando de manera directa, sin artificios y sin filtros. No hay rimas absurdas, no hay frases sin sentido. Sino que hay declaraciones de amor, a los demás, a uno mismo y a la música. Hay relatos que nos hablan del aprendizaje y de los errores. Hay muestras, huellas del camino que ha tenido que recorrer a nivel personal y profesional. Y hay anhelos y deseos que también forman parte de él. Una transparencia absoluta que forma parte del ADN del Agoney artista y que es fundamental para comprender su conexión con el público.



Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Hablamos con Josephine Langford, Hero Fiennes-Tiffin y Dylan Sprouse, protagonistas de ‘After. En mil pedazos’

Previous article

F1: Los 5 nombres del GP de Bélgica

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up