‘No Matarás’ es una historia de una noche.  De un comienzo y de un final. La demostración absoluta de que la vida siempre tiene unos planes contrarios a los tuyos. Y David Victori lo borda. Hace un control absoluto de las emociones. Te arrastra de forma inimaginable. Y bailas, absolutamente, al compás de la música. Una música que es un protagonista más. 

Empezamos desde la soledad más absoluta, acompañando a Dani (Mario Casas). Caminamos tras él, siendo testigos de su día a día, temiendo, incluso, acabar como él. Viendo que, a veces, da igual lo que hagas si la persona que tienes enfrente no tiene ningún tipo de empatía. Nos da la mano junto a su silencio y sus pasos tranquilos y cansados de ser siempre el mismo.

Seguimos por esa aceptación de no hacer nada memorable en nuestra vida. Porque Dani cree que no lo merece, que el destino le ha dado la carta menos divertida de toda la baraja. Para encauzarnos hasta esa persona que, desde la distancia, nos valora y nos sorprende. Y nos da la valentía para romper con una monotonía que ya no nos pertenece.

Y, entonces, cuando has tomado la decisión, llega la noche y todo lo cambia. En pocos minutos, todo tu mundo, gira 180 grados. Lo que creías improbable, es probable. Aquello inimaginable, se planta ante ti. Porque llega Mila (interpretada por una excelente Milena Smit) y te engancha hasta los bajos fondos. Cometiendo infinidad de errores. Dando pasos hacia la oscuridad. Y, de ese primer sentimiento de soledad, llegamos hasta la desesperación, pasando por el miedo y la ira.

La música cubre cada uno de tus sentidos en ‘No Matarás’. Las imágenes pasan, ante ti, como flash. Hay momentos que eres Dani. Momentos que eres Mila. O instantes en los que querrías parar a Rai (interpretado por, un descubrimiento absoluto, Fernando Valdivielso) y hablar con él. Carreras donde quieres coger el mando y dirigir cada escalón en el que cae Dani. Mostrarle donde debe esconderse y en que momento debe huir sin mirar atrás.



Un elenco perfecto

Mario Casas se deja la piel en Dani. Es invadido por su personaje y se deja llevar, dándole todo el espacio necesario para jugar y para tensar. Corporalmente hablando, es uno de los primeros trabajos donde no le vemos encorchetado. Fluye al ritmo que necesita la historia. Mario Casas desaparece en manos del personaje. Y solo vemos a un tal Dani al que queremos abrazar y ayudar. Aunque en el viaje que realizamos haya partes de incomprensión.

Milena Smit arrastra a Dani. Y a nosotros como espectadores. Se gana a la cámara e invade nuestros sentidos sin saber muy bien qué esperar. Su locura y su desesperación están demencialmente equilibrados.

Fernando Valdivielso llega para la escena. La absoluta escena de todo lo que vivimos. Ahí bajamos a los infiernos y nos dejamos llevar por la más tenebrosa oscuridad. Rai nos coloca en ese lugar donde nunca creímos llegar. El trabajo de Fernando es demoledor a nivel emocional.

Elisabeth Larena hace de Laura nuestra única esperanza. Ese pequeño rayo de luz para Dani. En el momento de mayor desesperanza, ella es la serenidad. En una balanza calculada al milímetro. Dani y Laura se nutren mutuamente en esa parte final que nos empuja al abismo.


‘No Matarás’ es toda una locura extra sensorial. Donde tu estado de ánimo vivirá una revolución.

Crítica de ‘Veneno’ 1×07: una etapa dura y cruel en la vida de Cristina Ortiz

Previous article

Reseña de ‘Frontera oscura’, de Sabino Cabeza

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Lunes