Crónicas (Música)Música

Miki Nuñez y ‘Amuza’ llevan la fiesta a Girona

0

Evadirse de la realidad durante un buen rato y además pasar una velada de ensueño es algo que poco artistas son capaces de hacer. Miki Nuñez tiene esa grandeza. La personalidad arrolladora del catalán está presente en cada letra de ‘Amuza‘. Este disco es una clara declaración de intenciones y no deja indiferente a nadie. El cantante se encuentra en plena gira y su última parada fue Girona convirtiendo la sala ‘La Mirona‘ en una auténtica fiesta de energía, positivismo y conciencia social.

El concierto colgaba el “Sold Out” desde hacía varios días. La actuación empezaba pasadas las 21.15h pero antes se pudo disfrutar de la presencia encima del escenario de Cesc, un joven cantautor con una bonita voz que deleitaba a los asistentes. Varios minutos más tarde salía al escenario el cantante más esperado de la noche. Miki y su banda ‘Dalton Bang’ consiguieron meterse al público en el bolsillo desde el inicio.

 El lado gamberro estaba presente desde el inicio pero tenían clara cuál era la finalidad: pasar un buen rato jugando en casa. Por ello no dudaron en jugar con las entradas musicales, sabiendo a la perfección como reencontrar el camino para la canción en cuestión.  La primera canción fue ‘La última palabra’ convirtiendo ‘La Mirona’ desde el inicio en un auténtico festival.

Un concierto festivalero

A lo largo de la noche cantó temas del disco ‘Amuza’ pero la identidad de la ‘Dalton Bang’ seguía presente en todo instante e interpretaron varias versiones de temas tan conocidos como ‘Gasolina’ (Kayo Malayo), ‘La vida es un carnaval’ (Celia Cruz) o bien ‘A quién le importa’ (Alaska y Dinarama).  El carisma del Tarrasense era evidente. Miki sabe ganarse al público y la banda también, con unas coreografías pensadas para cada momento.

Miki Nuñez
Foto: Susanna Peiris

Pocos artistas tienen la capacidad de convertir un concierto en una fiesta y crecerse tanto en directo. Miki Nuñez sabe hacerlo y lo hace con un disco debajo del brazo que te invita a la diversión, porque ‘Amuza’ no es otra cosa que eso: diversión. La siguiente canción que interpretó fue ‘Nadie se salva’ con una melodía distinta a la versión original pero que era mucho más festivalera y propia del directo. Antes de que se acabase la segunda canción ya se le podía ver la cara de ilusión e incluso de sorpresa, había conseguido que la amplia mayoría de la sala estuviera cantando sus canciones.

La actuación entraba en uno de sus momentos álgidos tras calentar al público y mostrar prácticamente en cada canción su agradecimiento a los asistentes por estar allí. En ese instante cantaba ‘Eterno verano’, regresando a su esencia, a la “pachanga”. Miki no perdía  la calma y disfrutaba en el escenario en cada instante. La música de Miki es atemporal y es uno de sus aciertos. Tiene la capacidad de emocionar y transmitir una energía necesaria siempre. Esa magia que te transporta a esos festivales de verano o de fiesta mayor. Su mensaje caló en los asistentes: cada día puede ser una fiesta si se lo proponen.

Guiños a su tierra

Llegado el ecuador del concierto era el momento en el que decidía tocar el primer tema del disco en catalán: ‘Per Tu’ y lo hacía con una dedicatoria a los asistentes: “Això va per nosaltres, això va per tu”. Era una de las canciones más esperadas y se notaba en el ambiente de los asistentes. La actuación estaba en su momento más intimista, con un Miki que interactuaba con la Dalton Bang y el público. La siguiente canción era una de las mejores valoradas ‘Coral del Arrecife‘ y con una importante carga emocional dentro, llegando a emocionarse en algunos instantes.

Igual que en los anteriores conciertos en este también había invitados y eran dos muy esperados entre los asistentes. La primera era Sara Roy que tocó en directo y en acústico una canción en catalán a dúo con Miki realmente bonita y que sacó el lado tierno entre los asistentes. Por otro lado, también salía al escenario Alex Pérez, un joven cantante catalán que ha sacado recientemente su primer disco y con el que Miki compuso ‘La Cabaña’. Una canción con una fuerte critica social que siempre está presente en la música y en Miki no podía ser menos. En ese momento la emoción en la sala era evidente. La música (y la cultura) tiene una clara función social y es que ayuda a crear la identidad de la persona y sobre todo, hace pensar. Y eso fue lo que lograron ambos cantantes encima del escenario.

Sara Roy y Miki Nuñez
Foto: Susanna Peiris

Una recta final apoteósica

Quedaban las últimas canciones para el final del concierto y la mayoría de los asistentes pensaba lo mismo: se había hecho demasiado corto y eso que ya se había superado la hora de concierto.  En aquel momento la sala ‘La Mirona‘ se cayó completamente al cantar Miki una canción que ya se ha hecho suya: ‘Una lluna a l’aigua‘. En ese momento la sala se cayó por completo, llegando a cantarla la mayoría de los asistentes, llenándose de bailes imposibles por el poco espacio que había en las primeras filas. 

Una vez finalizada la canción era el turno de la canción en catalán por excelencia: ‘Escriurem‘. Ésta se ha cantado en prácticamente toda la península y es que la música sea en el idioma que sea, es universal.  Fue uno de los momentos más bonitos y emocionantes de la noche. Miki Nuñez ya se había ganado a los asistentes desde el inicio pero  parecía que culminaba con una balada de las que te abrazan y te destrozan. La versatilidad del catalán en ese sentido no tiene límites y se evidenció una vez más encima de un escenario.

Miki Nuñez
Foto: Susanna Peiris

El concierto parecía llegar a su final pero nada más lejos de la realidad. La ‘Dalton Bang‘ empezaba a salir de nuevo al escenario y lo hacía para tocar una de las canciones que representan más a Miki: ‘La venda’ y es que el último representante de España en Eurovisión no reniega de sus pasos. La fiesta que se había hecho en ‘La Mirona’ seguía su curso.  Finalmente, ponía punto y final a la actuación con una  de las canciones más cargadas de significado del disco ‘Celébrate‘, que no podía faltar. Su mensaje es contundente: aceptarse uno mismo con sus defectos y celebrar la vida.

Viene para quedarse

Es su  primer disco y gira en solitario pero Miki Nuñez tiene claro desde pequeño que quería ser cantante. Lo hizo con la ‘Dalton Bang’ y ahora es en solitario pero acompañado de su banda. El catalán ya ha escrito su nombre en la mayoría de listas nacionales, llegando a ser nº 1. No es para menos. La energía que transmite en el disco es poca comparada con sus shows en directo. Miki es un hombre de escenarios, solo hay que verlo.  Es su hábitat natural y resultará extraño el día que no le veamos en uno.

La mayoría del público necesita que un cantante transmita verdad y emoción. Ese es el punto fuerte de Miki Nuñez, se cree lo que hace y como lo hace. El concierto de Girona era una de las pruebas de fuego más esperadas, solo hay que ver que no quedaron entradas. Su música es propia para cualquier época del año y para cualquier situación personal, es atemporal en ese sentido y esa es una de sus grandezas.

Miki tiene claro que hacer y cómo hacerlo y se ha rodeado de un equipo que le entiende y le ayuda a lograrlo. Todos reman en la misma dirección. Su futuro pasa por estar subido en un escenario y sacar nuevas canciones. Sabe arriesgar y lo hará. Lo más importante es que tiene ya detrás un importante sequito de seguidores a sus espaldas. Únicamente hay que ver que vendió todas las entradas para Barcelona en tan solo unas horas y ha puesto nueva fecha de final de gira en su ciudad. El artista tiene que transmitir y eso Miki sabe hacerlo con una personalidad arrolladora.

Lo positivo de ‘Star Wars. Episodio I: La amenaza fantasma’

Previous article

14 años de ‘Harry Potter y el Cáliz de Fuego’: el nacimiento de un antagonista irrepetible

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.