Criticas (Cine)

‘Notting Hill’, la comedia romántica definitiva

0

William Thacker (Hugh Grant) es un hombre normal que vive en el barrio londinense de Notting Hill, donde también tiene una pequeña librería de viajes de la que no saca grandes beneficios. Su vida cambia por completo cuando, un día como otro cualquiera, la estrella de cine Anna Scott (Julia Roberts) entra en la librería.

Richard Curtis es un guionista británico de cine y televisión que ha sido responsable de películas adoradas a nivel mundial como ‘Love Actually’ (2003) o ‘Una cuestión de tiempo’ (2013). También es el responsable de esta maravilla llamada ‘Notting Hill‘ (1999), que en este 2019 cumplía veinte años y que he sentido desde siempre como la comedia romántica definitiva. Richard Curtis, como último dato apreciable, tambén escribió ‘Vincent and the Doctor’, el décimo episodio de la quinta temporada de ‘Doctor Who‘. Los seguidores de la ficción de la BBC saben bien el por qué de esta mención. Aquellos que todavía no se hayan lanzado a descubrir esta serie o que no hayan llegado a este capítulo dedicado a Vincent Van Gogh: corred, insensatos.

Pero seguimos en ‘Notting Hill’. Una de las primeras cosas que he extraído de este nuevo visionado, y ya van muchos, es que esta película ha envejecido muy bien. Se estrenó allá por 1999, cuando Julia Roberts y Hugh Grant eran la imagen perfecta de la belleza, el talento y esa gracia natural que tienen las personas con estrella. No es como si esta retahíla de bendiciones hubiera cambiado con el paso de los años, desde luego, pero entonces lo eran de otra manera.

‘Notting Hill’ cuenta con sus dos protagonistas como principal atractivo, con uno de los barrios más bohemios y artísticos de Londres como escenario, juega con la ilusión del espectador planteándole el conflicto de súper-estrella que se enamora de una persona corriente (me gusta más esta palabra que «normal») y además cuenta con un excelente guion que combina todos estos elementos para que la presentación definitiva sea redonda.

Siempre he tenido la sensación de que saben muy bien qué quieren contarnos en esta película. No solo quieren darnos la (¿falsa?) esperanza de que en el amor todo es posible, de tal manera que cuando terminemos de verla seamos capaces de imaginarnos, con sus diálogos y todo, un encuentro en Camden con esa estrella por la que suspiramos, historia de amor incluida. Más allá de este romance, saben muy bien qué quieren contarnos del mundo del cine y de las estrellas. Es un golpecito en la espalda a las actrices y los actores de todo el mundo, eso es evidente, pero también siento que hay mucha honestidad en ese golpecito. Me creo lo que me dicen. Cuando Anna (Julia Roberts) intenta competir con ese grupo de desgraciadas personas corrientes por el último brownie de la cena, me creo lo que me dice. Me creo que la vida de una estrella no siempre es fácil, y me creo que a veces solo quieren ser una persona delante de otra persona pidiendo que la quieran, como nos dicen más adelante.

Saben muy bien qué quieren contarnos, y saben muy bien cómo hacerlo. Por eso, aprovechan la caída de ojos perfecta de Hugh Grant y la sonrisa de Julia Roberts, y aprovechan una banda sonora con temas tan conmovedores con ‘Ain’t No Sunshine’, que escuchamos mientras vemos pasar las estaciones y la vida de William sin ella, y sin sol, porque se ha ido.

Saben muy bien cómo aunar sensibilidad y fuerza narrativa sin que en ningún momento lo mostrado resulte exagerado o inverosímil. Supongo que no todo el mundo entrará con tanta facilidad en esta historia, pero si uno se deja llevar es muy sencillo comprender todo lo que está pasando. Y si además conoce un poquito los entresijos de ese complicado (porque es complicado) mundo propuesto, el de la actuación, el de las súper-estrellas, sabrá que no está nada mal reflejado, y que muchas situaciones mostradas son tan reales como la vida misma.

Como digo, siento que es la comedia romántica por excelencia, la comedia romántica definitiva, aquella a la que siempre recurriré cuando necesite creer en el amor y en que todo es posible, cuando no me importe permitirme soñar un ratito y creer en los cuentos, que es exactamente lo que es esta película. Un cuento.

Y han conseguido que lo sienta así uniendo todos los elementos necesarios para desarrollar una historia de este género, con mucha inteligencia, con mucho acierto, con mucho buen gusto. Con mucho conocimiento, y con dos rostros de los que es imposible no enamorarse como son Julia Roberts y Hugh Grant. Todo, además, en Notting Hill. Quien haya visitado este barrio londinense entenderá que realmente es un poquito más fácil creer entre sus calles, así que todo está dispuesto para que confiemos en este cuento de Hollywood para el que no pasan los años y que seguiré viendo hasta que peine canas. Quién sabe si para entonces estaré casada con Benedict Cumberbatch, todo es posible.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Teorizando: ¿Qué pasará en la décima temporada de ‘The Walking Dead’?

Previous article

¿Por qué ilusiona tanto que Ewan McGregor vuelva a ser Obi-Wan Kenobi?

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.