DestacadosRecapitulamos (Series)Series

Rescatando ‘Outlander’ – 1×13: la guardia

0

¿Qué pasa en ‘Outlander’ – 1×13: ‘la guardia’?
Los asaltantes a Lallybroch son, en realidad, conocidos como la guardia, una patrulla que, siguiendo sus propias normas, se mueve por las Highlands impartiendo justicia, y sacando su propio beneficio. No reconocen a Jamie (Sam Heughan) como un habitante con pleno derecho de Lallybroch, de ahí su amenaza. Pero Jenny (Laura Donnelly) lo presenta como su primo, y acoge a esta guardia, invitados o invasores habituales, en Lallybroch. Con ellos llega Horrocks (Lochlann O’Mearain), con quien Jamie tiene fuertes encontronazos hasta que finalmente acaba con él. Eso lleva a que el escocés tenga que unirse a una de las expediciones de la guardia, que acaba como podemos esperar: mal.
Dirigido por Metin Hüseyin. Escrito por Toni Graphia.


No nos interesa el siglo XX. Claire (Caitriona Balfe) ha renunciado por completo a su anterior vida, se ha concentrado en crear un nuevo hogar en esta época que todavía no conoce bien y si menciona a Frank es con una mueca en la cara. No significa que lo desprecie, ni siquiera que lo haya dejado de querer, pero vemos en Claire la incomodidad de quien sabe que ha escogido. Quizá no lo apropiado, pero lo ha hecho. Así que nos concentramos por completo en ese siglo XVIII.

En este capítulo, en concreto, lo hacemos con un ritmo muy pausado, propio de ficciones como ‘Outlander’ que no buscan llegar a un destino sino disfrutar del camino. ‘Outlander’ es una serie del día a día, y eso incluye muchos otros elementos además del romance. De hecho, apenas hay contacto entre Claire y Jamie (Sam Heughan) en este episodio. Lo que sí hay es una intensa vida escocesa en la que encontramos actividad rutinaria, peleas y lluvia, claro.


La cara que se te queda cuando te presentan a Jamie McTavish

La guardia

Esos asaltantes que nos sorprendieron en los últimos segundos del anterior episodio conforman la guardia. Un grupo de hombres que patrulla las Tierras Altas escocesas impartiendo justicia, una justicia propia, y sacando con ello también un beneficio propio. La guardia, encabezada por Taran MacQuarrie (Douglas Henshall), está acostumbrada a alojarse en Lallybroch siempre que tienen que pasar por la zona. De hecho, Jenny (Laura Donnelly) los recibe como a viejos conocidos, aunque percibimos en ella el recelo que se desprende de dos hechos. Por un lado, la guardia no deja de ser impredecible y peligrosa; por otro lado, la cabeza de Jamie vale dinero, y si esta guardia llegara a descubrirlo podría meterse en problemas.

Así que Jenny presenta a Jamie como un primo suyo, nuestro conocido Jamie McTavish, y celebran la llegada de estos hombres violentos, brutos, misteriosos. Jamie, claro, se desespera. A ver por qué Lallybroch, un lugar honrado, tiene que acoger a esta gente, parece pensar. Los hombres de la guardia siembran el caos y discuten con Jamie, pelean con Jamie, se enfrentan unos con otros.

Pero nada de esto importa demasiado cuando vemos aparecer a Horrocks (Lochlann O’Mearain). Hay una cosa con ‘Outlander’… Puedes sentir que los protagonistas están en apuros, pero si esos apuros no tienen nombre propio (como es el caso de esas rencillas con los hombres de la guardia), entonces lo que hay que hacer es esperar a que aparezca algo más importante, algo peor. En este caso: Horrocks, que podemos incluir dentro del apuro con nombre propio llamado La Cabeza De Jamie Vale Dinero. Horrocks conoce la identidad de Jamie, es un mercenario que ha demostrado estar dispuesto a cualquier cosa para salir beneficiado. Así que en el momento en que lo vemos aparecer, con esos colores hermosos de Escocia y los escoceses, sabemos que está a punto de pasar algo grave, algo feo.


Típicas peleas entre amigos escoceses del siglo XVIII

Horrocks le asegura a Jamie, cuando por fin pueden encontrarse a solas, que puede estar tranquilo. Que no dirá una palabra de su identidad. Solo quiere dinero para marcharse a las colonias, y si Jamie se lo concede entonces lo dejará en paz. Hay una cosa con Jamie… Siempre me ha gustado mucho cómo nuestro muchacho, pese a su cabezonería y su orgullo, es capaz de agachar la cabeza si eso significa paz. Jamie puede ser un guerrero cuando tiene que serlo, pero siempre ha buscado la paz.

Quizá lo sencillo sería acabar con la vida de Horrocks, y enfrentarse a todo lo que llegue después, pero elige admitir que está en una situación de inferioridad y acepta pagar ese dinero. De hecho, se lo paga. Pero Horrocks, claro, quiere más. Hay una cosa con los villanos de ‘Outlander’… No van por la vida ni por las Tierras Altas demostrando lo malos que son, pero lo son. Por eso nos dan miedo.

Por eso hay que acabar con ellos. Así que cuando Horrocks amenaza a Jamie, cuando Jamie no puede hacer otra cosa que enfrentarse a él, se da una situación en la que sabemos que acabará con uno u otro muerto. En fin, el resultado no puede ser muy difícil de adivinar, pero creo que nadie podía esperar que fuera Ian (John Bell), el afable cuñado de Jamie, quien acabase con su vida. Ian mata a Horrocks, y vemos en el marido de Jenny las secuelas de la guerra menos evidentes. Temblores, dudas, remordimientos. No pensaba volver a matar, dice. Por entonces, tenemos claro que a veces es necesario hacerlo, en esas Tierras Altas, si quieres conservar tu vida.

El asunto con mayúsculas, La Cabeza De Jamie Vale Dinero, parece haber concluido, pero todavía tienen que lidiar con los hombres de la guardia. Taran MacQuarrie pregunta por el paradero de Horrocks, que formaba parte de sus hombres; pregunta una, dos, tres veces. Jamie, que está cansado de ese escenario de contención y mentiras, explica lo sucedido cuando está cansado de esa pregunta. Para nuestra sorpresa, porque los malos de ‘Outlander’ también pueden sorprenderte, MacQuarrie no solo se alegra del asesinato de Horrocks, porque no era un buen tipo y no era escocés, sino que además asegura que jamás entregaría a Jamie a los ingleses. MacQuarrie, con todas sus cosas, sí es escocés. Puede que no sea bueno, puede que no sea justo, pero hay líneas que un buen escocés no traspasa. Esa es una de ellas.

Claro que el sitio de Horrocks tiene que llenarlo alguien, así que Jamie tiene que acompañar a MacQuarrie y sus hombres al asalto que estaban preparando. Y aunque pensábamos que no íbamos a volver a escuchar el nombre de Horrocks, porque habiendo perdido su vida y su testimonio nos importaba tan poco como el siglo XX, todavía tenía algo reservado para nosotros, los pobres espectadores. Ese asalto que la guardia había preparado, siguiendo las indicaciones de Horrocks, era en realidad una trampa. Los estaba entregando al mismo ejército inglés del que había desertado.


Outlander 1x13
Moraleja: no te fíes de nadie que no sea escocés

La intimidad de una familia

Antes de ver a los Casacas Rojas, que tampoco nos apetecen mucho más de lo que nos apetece el siglo XX, asistimos a la exposición de una recién adquirida intimidad familiar. Entre las dos mujeres de Lallybroch, y entre los dos hombres de Lallybroch. Jenny se pone de parto, y es Claire quien tiene que asistirla, y también quien descubre que el niño no está bien posicionado, lo que conduce a Jenny a una situación peligrosa. Vemos la preocupación en el rostro de Claire, también el miedo, y la determinación a hacer todo lo posible por su cuñada. Entre ellas nace una camaradería que nos gusta ver, que nos regala momentos de confesiones y nos hace pensar que ambas necesitaban algo así. Una amiga al lado.


Outlander 1x13
La imagen que queremos ver siempre

Y aunque tampoco esto lo esperábamos, en este capítulo se da un momento crucial en la relación de Claire y Jamie. Cuando éste se lamenta por tener que darle a Horrocks el dinero destinado para criar a sus hijos, cuando se lamenta por fallar a Claire, es Claire quien rompe a llorar y le confiesa que es ella quien está fallando. No sabe si podrá tener hijos, le dice a Jamie. Lo había intentado, con Frank (Tobias Menzies), en otro siglo, en otro tiempo, y no fue capaz de quedarse embarazada. Claire llora, Jamie la abraza.

Tarda un poco en hacerlo, para ser justos, pero es normal, porque Jamie quiere una familia y le duele la posibilidad de no poder formarla. Tenemos que entenderlo. Y tenemos que apoyarlo, especialmente después de comprender que, sobre todo, quiere a Claire. Eso también nos queda claro. Con ese abrazo, y con sus palabras. También nos queda claro que Jamie es la clase de persona que va a apoyar a su persona sin que le importe nada más que conseguir que se sienta, perdón por insistir, apoyada y arropada. Ya son una familia.


La más bonita, de hecho

Los minutos finales

Esa pausa que tenemos durante los cincuenta minutos anteriores se nos va de un plumazo en los compases finales del episodio. La batalla entre la guardia y los Casacas Rojas empieza, se desarrolla, termina. Hay emoción aquí, y hay emoción en el parto de Jenny que, asistida por Claire, da luz a una niña: Margaret Ellen. Maggie.

Tiene los ojos de los Fraser, dice Claire, con la pequeña en brazos, en la puerta de Lallybroch. Han pasado tres días desde que dio a luz, y también tres días desde que Jamie e Ian se marcharon junto a la guardia. No hay noticias de ellos. Vemos el molino arreglado y girando, la actividad del castillo siguiendo el curso de un día cualquiera, un día soleado en las Tierras Altas, por cierto.

Vemos a Claire y Jenny hablando de la maternidad, de que Jamie volverá a casa, de la vida de la una y de la otra. Nos gusta verlo. Sabemos lo que significa para Jenny, que encuentra en Claire una compañera y una buena mujer para el hermano al que adora. Y sabemos que para Claire significa encontrar un apoyo femenino en un mundo dominado por hombres, sabemos que también significa para ella conocer y acercarse más a Jamie. Para éste significaría una alegría, sin más. Su hermana y su esposa, juntas, entendiéndose.


Outlander 1x13
Guapas, listas, amigas y feministas

Pero Jamie no está. Cuando Ian llega, herido, acompañado de MacQuarrie, nos dan la peor de las noticias. Todos los demás, salvo ellos dos y Jamie, han muerto. Jamie no salió herido de la batalla, pero lo han apresado los ingleses. Entonces vemos el miedo y el dolor en la cara de Claire, porque ahora sabe todo lo que significa que Randall (Tobias Menzies) esté cerca de Jamie, todo lo que significa que Jamie se sienta en su poder. Y también sabe todo lo que siente por su esposo, y que no quiere perderlo.


Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Alfred García emociona con ‘Los espabilados’, su nuevo tema

Previous article

Crítica de ‘Small Axe: Alex Wheatle’: sobre la importancia de los cimientos

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up